Rebecca Quinn, primera persona trans no binaria en ser campeona olímpica

La selección de fútbol femenino de Canadá venció este 6 de agosto a la de Suecia por penales. Tras la medalla de oro del país del norte también está el rostro de Rebecca Quinn, la primera persona transgénero no binaria en obtener una medalla olímpica.
Rebecca Quinn, primera persona trans no binaria en ser campeona olímpica
 

Reproduce este artículo

La selección de fútbol femenino de Canadá venció este 6 de agosto a la de Suecia por penales. Tras la medalla de oro del país del norte también está el rostro de Rebecca Quinn, la primera persona transgénero no binaria en obtener una medalla olímpica.

¿Quién es Quinn?

La victoria del equipo, que es también suya a sus 25 años es un logro para la comunidad LGBTIQ+ y la lucha por los derechos de las personas trans en el mundo del deporte.

Fue en septiembre de 2020 cuando Quinn anunció de manera abierta su identidad de género. Su cuenta de Instagram sirvió como plataforma para comunicarle al mundo su decisión de ser una persona transgénero no binaria. Además, declaró que usaría, desde entonces, los pronombres neutros They/Them, según informó Infobae en una nota sobre la deportista.

“He vivido abiertamente como una persona trans con la gente que amo durante muchos años y siempre me pregunté cómo sería cuando lo hiciera públicamente”, dijo en ese entonces en sus redes.

La futbolista es originaria de Toronto Canadá. De niña practicó varios deportes como ski, baloncesto y hockey.

“Tras lucirse en el equipo de fútbol de la Universidad de Duke en Carolina del Norte, comenzó a jugar en Washington Spirit de la poderosa liga de Estados Unidos. Durante su carrera tuvo pasos por el París FC de Francia y el Vittsjö GIK de Suecia, y actualmente milita en el OL Reign de la NWSL”, explica Infobae.

La mediocampista es licencia en Biología y en Río de Janeiro en 2016 obtuvo la medalla de bronce junto a la selección de Canadá, pero aún no se había definido como una persona no binaria. Luego en 2019 integró el equipo de su país en el Mundial de Francia.

El Comité Olímpico Internacional (COI) varió sus políticas en la previa de los Juegos Olímpicos de Río. A partir de ese momento las personas trans no necesitan operarse para competir “por la rama correspondiente a la identidad de género que expresan. De todos modos, mantuvo sus recomendaciones respecto a la medición de la testosterona: las mujeres trans deben mantener sus niveles por debajo de los 10nmol/L durante todo el año previo a la competencia. Los varones trans no deben cumplir con esos requerimientos”, subraya Infobae.

Otra deportista polémica fue Laurel Hubbard, primera mujer trans en competir en unos Juegos Olímpicos. La controversia alrededor de Hubbard desató muchos comentarios en contra de su participación.

La expectativa sobre el desempeño de la pesista neozelandesa cayó al no pasar esta la primera prueba. Hubbard fue subcampeona del mundo en 2017 y volvió a competir a la edad de 43 años, pero no pudo superar a sus rivales.