Manrique Larduet denuncia: “Las cosas no andan nada bien con mi preparación olímpica”
El considerado por muchos como el mejor gimnasta que ha dado Cuba, denunció en redes que tanto él como su entrenador Carlos Gil siguen alejados de los entrenamientos, por decisiones de “arriba”
Larduet
 

Reproduce este artículo

El mejor gimnasta cubano de todos los tiempos, el santiaguero de 24 años, Manrique Larduet, denunció en redes sociales que sus entrenamientos con vistas a los Olímpicos de Tokio 2021 peligran porque siguen limitándolo a él y su entrenador Carlos Gil de la preparación requerida.

“Llevo varios días que no puedo ni dormir. Pero tristemente y hasta penosamente tengo que decirles que las cosas no andan nada bien con mi preparación olímpica. Es difícil que mi carrera esté en juego en personas que nunca en la vida me han visto ni entrenar. Que a eso le considero una falta de respeto. Gente que no saben  lo que significa para mí ir todos los días a entrenar  a pesar de todas las dificultades que existen. Ni respetan lo que significa para un atleta representar a su país, su deporte”, escribió el destacado atleta en su perfil de Facebook.

“Qué difícil. Me duele y me choca ver como los atletas del mundo se preparan con toda la tranquilidad con vista a los Juegos Olímpicos y yo aún en el aire como si nada, qué vergüenza para mí decir esto. Aún tengo la fe de que alguien me escuche y me entienda, porque no puedo entender como todo el mundo acá está de acuerdo con las injusticias que están pasando conmigo y mi entrenador. Realmente no se dan cuenta que los que estamos saliendo afectados somos los que amamos el deporte”, terminó diciendo el hombre con mejores resultados en esta disciplina en la isla.

Antes, en otra publicación, Larduet se había manifestado en contra de la injusticia que sufría su entrenador Gil, al ser separado del equipo masculino de gimnasia que conducía por “irregularidades en el proceso de entrenamiento en los últimos meses”.

Larduet había dicho que confiaba en que llegaría un resultado olímpico junto a su entrenador porque “me siento dispuesto para luchar, pero nuestro deporte se pone cada vez más difícil y tiene que ser con tu ayuda”. Su entrenador Carlos Gil de inmediato respondió en otro mensaje en redes que “ojalá te tuviera delante para darte ese abrazo que te tengo guardado, siempre te dije que yo iba a estar aquí listo para lo que necesites”.

Al parecer las opiniones de Larduet no gustaron a la cúpula directiva del INDER, ni el entrenador Gil ha sido “perdonado” por sus “grandísimos” errores, los mismos que llevaron al equipo masculino de gimnasia de Cuba a competir en primera línea con las principales potencias en este deporte.