Gamboa dice que “Jorgito” fue un segundo padre y le dedica pelea

El excampeón mundial unificado Yuriorkis Gamboa calificó de “segundo padre” al campeón olímpico y preparador Jorge Hernández, recientemente fallecido en La Habana.

“Todos saben lo que significó para mí. No sólo fue mi entrenador en Cuba, sino también una segunda figura paterna para mí. Su memoria siempre vivirá conmigo”, dijo el guantanamero vía telefónica.


Gamboa intensifica en este momento su entrenamiento en Miami a una semana de su crucial pelea contra el dos veces campeón superpluma Gervonta Davis, para disputar la corona mundial ligera de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB). El combate se disputará la noche del 28 de diciembre en el State Farm Arena de Atlanta.

Será el primer pleito de campeonato mundial de boxeo en Atlanta desde que Evander Holyfield se enfrentó a Vaughn Bean, en septiembre de 1998.

Gamboa dijo que honrará a su exentrenador cubano en esta velada. “Voy a dedicar esta pelea a su memoria y a su legado”, afirmó.

Hernández, que falleció el 12 de diciembre como consecuencia de un paro cardiorrespiratorio, acompañó a Gamboa a los Juegos Olímpicos de Atenas en 2004, donde se proclamó campeón olímpico.

Dos años después, Gamboa, junto a Odlanier Solís y Yan Barthelemy, se fugó de una preparación en Caracas bajo las órdenes de Sarvelio Fuentes. Pasaron a Colombia y, tras una breve estancia en Alemania, llegaron a Miami.

Tras cumplir el castigo de ocho años sin visitar la Isla que impone el régimen cubano a quienes desertan de una misión oficial, Gamboa se reencontró en La Habana en 2015 con Hernández, ya jubilado, y volvió a entrenar con él durante su estancia, una práctica que se repetiría frecuentemente desde entonces.

En Miami Gamboa es adiestrado por Pedro Roque, su entrenador durante la etapa juvenil en Cuba.

Para el venidero duelo, el excampeón dijo que ha aumentado su carga de trabajo y que la inteligencia será clave. “La parte cerebral de la pelea es lo que me llevará a la victoria la noche del 28”, aseguró.


Gamboa, de 37 años, es extitular mundial de las 126 y 130 libras y fue campeón de peso pluma unificado de 2009 a 2011. Su racha actual es de cuatro victorias consecutivas. En sus últimos 10 combates ha subido al ring con más de 130 libras.

Será la primera vez que su rival alcance ese peso en sus últimos seis pleitos, por lo que los expertos estarán mirando como se mueve en el encerado. Davis, 12 años más joven que el guantanamero, es considerado una de las atracciones del momento y una estrella de “Mayweather Promotions”. Junto a Anthony Joshua, figura entre los boxeadores que más boletos ha vendido en 2019.

Los expertos consideran que hay muchos paralelos en sus estilos, especialmente el poder de nocaut de cada uno, por lo que recomiendan que la gente no se mueva de sus asientos a comprar rositas de maíz y aconsejan que aguanten las ganas de ir al baño.

“Obviamente, mi experiencia me da una ventaja sobre él … por mi historial, y por a quienes he enfrentado. Definitivamente he combatido con rivales superiores a Gervonta, con el debido respeto a él”, dijo Gamboa, cuya última victoria se produjo en julio, cuando dejó fuera de combate al boricua Román Martínez.

“La última pelea contra Martínez, y también contra Beltrán, indica que aún me queda mucho por dar en este deporte”, sostuvo el llamado “Ciclón de Guantánamo”, quien superó al mexicano Miguel Beltrán por decisión dividida en noviembre de 2018.

“Esta pelea definitivamente tiene un gran significado para mí, para representar al boxeo cubano”, más aún “con lo que sucedió recientemente, no sólo con Luis Ortiz, sino también en peleas anteriores, donde algunos de mis compatriotas no llegaron, a excepción de Yunier Dorticós”, concluyó Gamboa sobre el esperado duelo contra la estrella de Baltimore.