Delegación mexicana a Tokio 2020 hará pruebas antidoping en Cuba

El laboratorio antidoping de La Habana realizará las pruebas a los deportistas mexicanos que participarán en los Juegos Olímpicos Tokio 2020, luego de que México cerrará sus instalaciones a causa de recortes presupuestarios.

La capital de Cuba tiene una de las dos instalaciones de Latinoamérica acreditadas por la Agencia Mundial Antidopaje y el Comité Olímpico Internacional para efectuar las pruebas a los atletas; la otra se encuentra en Río de Janeiro, Brasil.

El verano pasado el Gobierno mexicano anunció la clausura de la institución como parte de su política de austeridad, una medida implementada hace dos semanas y confirmado por la Agencia Mundial Antidopaje.

Según la Comisión Nacional de Cultura Física y Deportes de México (Conade), el laboratorio dedicado al control del dopaje en ese país fue cerrado por sus altos costos, que asciende a 40 millones de pesos (unos dos millones de dólares) cada año.

Desde 2013 el laboratorio mexicano realizó los análisis de control de dopaje a sus atletas de alto rendimiento, y también ofreció sus servicios a la liga MX, el torneo profesional de fútbol de ese país.

Luego de la clausura, las autoridades mexicanas decidieron que sus más de 100 deportistas clasificados a Tokio 2020 fueran examinados en La Habana.

“Es un trabajo de colaboración con la Isla, por costos, por hablar el mismo idioma, por la cercanía y la profesionalidad que ha demostrado Cuba en su laboratorio, que es uno de los más certificados y con mejores garantías”, explicó Ana Gabriela Guevara, directora de la Conade y medallista olímpica y mundial.