Régimen anuncia que el boxeo se profesionalizará buscando "otra fuente de ingresos"

Los boxeadores cubanos se insertarán en circuitos profesionales. El régimen se quedará con el 20% del dinero de los contratos
Boxeo cubano
 

Reproduce este artículo

Ante la ola de fugas de boxeadores cubanos, como recientemente sucedió en el Panamericano de Guayaquil, el régimen acaba de anunciar que sus atletas de esa disciplina se insertarán en circuitos profesionales, entre otras razones, para sumar otra fuente de ingreso.

El vicepresidente del Inder, Ariel Sainz Rodríguez, confirmó en el espacio oficialista Mesa Redonda que el boxeo cubano incursionará en circuitos profesionales, buscando “sumar otra fuente de ingresos que beneficiarán a los atletas y miembros de los colectivos técnicos, y sus familias, y el desarrollo de este deporte”.

A través de la Federación Cubana de Boxeo, el régimen se quedará con el 20% del contrato de los boxeadores, para “el desarrollo de la base”. Afirman que los ingresos serán mayoritariamente destinados a los atletas y también beneficiarán a entrenadores y personal médico.

Inicialmente, cuatro atletas firmarán por tres años, con bonificaciones económicas adicionales, pero quedó claro que otros miembros del equipo élite y alumnos de las academias provinciales estarán aptos para responder a otras competiciones. Además, la Federación Cubana de Boxeo tendrá la potestad de responder a cada demanda: quién pelea, dónde y contra quién.

El directivo agregó que se trata de un “ajuste a la política de estimulación y categorización imperantes en el país”, y precisó que también se tuvo en cuenta “un contexto internacional signado por las puertas abiertas del olimpismo a los peleadores rentados”.

El régimen cubano, que siempre ha criticado el boxeo profesional, donde brillan numerosos atletas de ese país como Yordenis Ugás, ahora señala que las reglas de las organizaciones se han “humanizado” y hay “garantías asignadas” al cuidado de los atletas de la isla.

Para ocultar el verdadero objetivo de esta incursión en el profesionalismo, que no es más que la necesidad de obtener dinero, los directivos del INDER alegaron que la razón esencial era “elevar el nivel de la preparación y la posibilidad de ampliar y diversificar el rango y las características de los oponentes”.