Cuarentena por el coronavirus dispara el consumo eléctrico en Cuba
Aumenta el consumo de electricidad en Cuba debido a la cuarentena y el régimen demanda más sacrificio por parte de los cubanos.
Llaman a ahorrar energía durante la cuarentene
 

Reproduce este artículo

La cuarentena por el nuevo coronavirus ha disparado el consumo de electricidad en Cuba, y así lo reporta la emisora estatal Radio Bayamo.

Este 7 de abril la emisora del régimen en la provincia Granma publicó en su sitio web un artículo donde informa sobre el aumento en la demanda de electricidad y al mismo tiempo llama al ahorro.

Haciéndose eco, Radio Bayamo explica que la oficina provincial para el control al Uso Racional de la Energía (ONURE) en Granma, por estos días promueve la necesidad de adoptar las medidas de prevención ante la Covid-19 y al mismo tiempo el ahorro de electricidad.

Como parte de su llamado a bajar los niveles de consumo eléctrico, la ONURE se ha dado a la tarea de distribuir volantes en centros comerciales y de afluencia de público, como bien declaró a Radio Bayamo Olaydis Rodríguez Lara, quien es la directora de esa entidad en la provincia Granma.

Según la emisora estatal la propuesta de la ONURE se suma "a las acciones de la provincia para prevenir la propagación de la Covid-19 y llamar al uso racional de la electricidad ante el crecimiento de la demanda energética en las viviendas".

En su conversación con Radio Bayamo, Rodríguez Lara precisó que el crecimiento del consumo de electricidad es consecuencia del mayor uso de electrodomésticos en el hogar, originado por el aislamiento social y el incremento de las temperaturas, las cuales por estos días han estado rondando los 30º.

A través del eslogan "Ahorrar ahora por Cuba", el cual aparece reflejado en los volantes que distribuye la ONURE en la oriental provincia, el régimen llama a que los cubanos, sobre todos los granmenses, a que hagan un esfuerzo más en función de ayudar al país a enfrentar la actual situación epidemiológica, como si ya no fuera suficiente todo lo que los cubanos tienen que afrontar en las actuales circunstancias.

La directora de ONURE acotó que en la institución donde labora también se aplican las medidas orientadas por las autoridades del régimen, y que además, un grupo de inspectores está acogido al trabajo a distancia.

Si bien es entendible que el régimen acuda al pueblo, como una medida para evitar que se profundice la crisis económica por la que atraviesa, hay que recordar que el pasado 15 marzo fue sincronizada definitivamente con el Sistema Electroenergético Nacional la primera bioeléctrica de Cuba, la cual inició con una generación de 27 megawatts a cargo de su primera caldera, y tenía previsto alcanzar la máxima generación de su potencia nominal de 60 megawatts el día 24 de ese mismo mes, cuando entrara en funcionamiento la segunda caldera.

En estos momentos la administración de los Castro desarrolla otras inversiones en la isla con las que se buscan una mayor y mejor estabilidad en el suministro de electricidad, como es el caso de los parques fotovoltaicos y otras empresas, las cuales no dependen de combustibles fósiles y pueden dar al país más autonomía, y al pueblo una mejoría en la calidad de vida, sobre todo en este tiempo, en que se le hace frente en todos los terrenos, a la pandemia del COVID-19.