Galletas de mantequillas hecha a mano
as galletas de mantequilla son una de las recetas de galletas más fáciles de hacer. Son tan sencillas que ahora no paro de hacerlas, además podemos congelar la masa y sacarla cuando más nos apetezca para hornear unas pocas
Foto Pinterest

Las galletas de mantequilla son una de las recetas de galletas más fáciles de hacer. Son tan sencillas que ahora no paro de hacerlas, además podemos congelar la masa y sacarla cuando más nos apetezca para hornear unas pocas. Perfectas para mojar en el café, una verdadera delicia.

Esta receta de galletas de mantequilla también es estupenda para hacer con los niños por su sencillez como he comentado anteriormente.

Si eres uno apasionados de las galletas, en otras ocasiones he hecho otras recetas tales como estas deliciosas galletas de canela, las famosas cookies de chocolate o incluso unas galletas saladas de queso parmesano (recomiendo probarlas).

Si eres primerizos en esto de hacer galletas caseras no dudes en empezar por esta receta.

Ingredientes para hacer galletas de mantequilla

  • 200 gramos mantequilla pomada (blandita a temperatura ambiente)
  • 120 gramos azúcar
  • 280 gramos de harina de trigo
  • 1 cucharadita esencia de vainilla

Cómo hacer galletas de mantequilla

1.- En un bol comenzamos mezclando la mantequilla con el azúcar. Recordad que la mantequilla debe de estar a temperatura ambiente para poder trabajar bien con ella. Mezclamos muy bien

2.- Una vez mezclado, agregamos la cucharadita de esencia de vainilla.

3.- Continuamos con la harina tamizada. Pasamos la harina por un colador antes de incorporarla al bol. Mezclamos muy bien.

4.- Ahora es momento de darles forma. Lo más fácil es hacer un rollito con la ayuda de papel film y meterlo en la nevera durante 1 hora más o menos. A partir de ahí, lo que haremos sera “cortar rodajas” de 1 cm más o menos y hornearlas

5.- Las ponemos en un bandeja de horno cortadas y las horneamos a 180º durante unos 11-12 minutos. En el momento que veamos que se empiezan a dorar los bordes las sacamos. Si ves que están blanditas no las dejes más porque yo cometí una vez ese error, cuando se enfrían se endurecen. Así que no te preocupes si tocas alguna y la sientes blanda