Ante déficit de transporte, caminar es la opción en San Cristóbal, Venezuela
Dos y tres horas de caminata en grupo o pedir “jalón” son otras opciones para quienes no logran tomar unidades de transporte colectivo, las que la mayoría de las veces están en una cola tratando de adquirir un poco de gasolina
Caminar es una opción en Venezuela ante la falta de transporte colectivo
 

Reproduce este artículo

San Cristóbal, 2 oct (ADN CUBA).- Caminar parece que es la única opción que les queda a los habitantes de San Cristóbal, en el sureste de Venezuela, a falta de un buen servicio de transporte público y el costo elevado que cobran los taxis, informó este miércoles el sitio web de noticias El Pitazo.

Dos y tres horas de caminata en grupo o pedir “jalón” son otras opciones para quienes no logran tomar unidades de transporte colectivo, las que la mayoría de las veces están en una cola tratando de adquirir un poco de gasolina o han recortado sus rutas, dice el reporte. Otras líneas han desaparecido totalmente.

Las zonas más afectadas de San Cristóbal, detalla El Pitazo, son Santa Teresa, Barrio Sucre, Pueblo Nuevo, avenidas Carabobo, Ferrero Tamayo y La Rotaria. Los municipios tienen más opción, pero esta se acaba después del mediodía.

La nota periodística destaca el caso de Joseph Sánchez, oriundo de la localidad de Rubio, municipio Junín de la frontera tachirense, localizado a una hora de San Cristóbal.

Para trabajar en la capital del Táchira, Sánchez tiene que salir de casa a las 4 am y así poder llegar tres horas más tarde, a las 7 am.

“Es demasiado difícil; a veces nos quedamos sin transporte. La situación es demasiado difícil para podernos movilizar. El dinero no alcanza. Ahorita están abusando con el pasaje; está costando 8 mil bolívares (unos 0.40 centavos de dólar), y si no tienes bolívares cobran en pesos. Transporte hay hasta las dos de la tarde”, se quejó.

 

Cuando no consigue una unidad, buscar pagar taxi entre varios, correspondiéndole hasta 10 mil pesos por persona, unos 60 mil bolívares soberanos de acuerdo al cambio actual, unos 3 dólares.

“Da miedo caminar por el riesgo de que pasan las motos y lo miran a uno como para ver qué le quitan. La mayoría de veces camino en grupo para tener más seguridad”, acotó.

Mientras que Ángel de Jesús, de Palo Gordo, dice que le ha tocado caminar desde San Cristóbal hasta su vivienda cuando se le hace tarde, pues hay transporte hasta las 2 pm. Tarda dos o tres horas cuando se va a pie.

Cuando estudiaba agarraba buseta dos veces al día, el pasaje es de 2.500 bolívares, unos 0.12 centavos de dólar, añadió el reporte.

A veces a las dos o tres de la tarde no hay transporte y nos toca irnos caminando. De aquí allá son dos o tres horas caminando y cuando podemos, agarramos cola», expresó.

 

 

En una oportunidad intentaron robarlo, por lo que decidió caminar en grupo. También considera una dificultad conseguir efectivo.

“Es duro por el aumento de pasaje. Muchas veces no hay efectivo y a veces los conductores no aceptan los billetes de 200 y cobran en pesos. El taxi quita 30 mil bolívares (alrededor de 1.50 de dólar) o en pesos también”, añadió.

La semana pasada ADN CUBA retomó una nota periodística de Infobae en la que se detalla que el 80% del transporte nacional está paralizado, y de las 650 mil unidades registradas en el Instituto de Tránsito Terrestre solo funcionan 125 mil, lo que deja en evidencia el enorme déficit de autobuses necesarios para suplir una demanda siempre creciente.

Ante el déficit de unidades colectivas, debido a la crisis por la que atraviesa el país, los venezolanos utilizan las llamadas “perreras”, camiones adaptados para el transporte de pasajeros.