Le cierran el bar-restaurante a una repatriada en La Habana
​​​​​​​Ubicado en Alamar, Habana del Este, el bar-restaurante Zona VIP se convierte en la nueva víctima de las autoridades cubanas
Le cierran el bar-restaurante a una repatriada en La Habana
 

Reproduce este artículo

Ubicado en Alamar, Habana del Este, el bar-restaurante Zona VIP se convierte en la nueva víctima de las autoridades cubanas.

Zorabel López Arévalo, quien fuera la propietaria del Zona VIP, denuncia que el cierre de su establecimiento es la consecuencia a su negativa de mantener relaciones sexuales con el Jefe de sector de la policía, Frank Ernesto Guerrero Ramírez, quien llevaba tiempo acosándola, de acuerdo con el testimonio de la afectada.

"Empezó a asediarme. Tengo testigos suficientes", relató Zorabel a Diario de Cuba, y dijo también que el mencionado policía, al no poder concretar sus pretensiones con ella, pasó a auxiliarse del presidente del gobierno municipal, Víctor Manuel Calas Pérez, para cerrarle el negocio.

Guerrero Ramírez, luego de acudir al gobierno, regresó una noche a las 2:35 am., acompañado de dos inspectores de la Dirección Integral de Supervisión (DIS) para realizar una inspección.

Zona VIP, Cuba

El Jefe de sector y los dos funcionarios de la DIS se las arreglaron, a pesar de la negativa de la propietaria, para entrar al área restringida de la cocina y del almacén.

En esa madrugada a Zorabel López le incautaron 272 cajas de cerveza por no poder presentar los vales de compra y le fue retirada la licencia de "cuentapropista" porque dos de sus empleados no portaban la documentación que los acreditaba como trabajadores del Zona VIP, y por haber excedido el horario de cierre en 35 minutos.

"No tenía los vales de compra porque estaban en casa de la económica, que tenía una niña enferma y no me los pudo traer en el momento adecuado", explica la afectada.

Como consecuencia de este arbitrario proceso, a Zorabel le fue aplicada una medida cautelar de prisión domiciliaria.

"He escrito a Atención a la población, a la Fiscalía General, a la Fiscalía Militar, a la Fiscalía Provincial y he nombrado dos abogados, pero todo en vano: me acusaron de acaparamiento y especulación".

Luego de las reclamaciones, las que incluían la devolución de la cerveza incautada y la reapertura del Zona VIP, las autoridades decidieron cambiar las acusaciones de "acaparamiento" y "especulación" por la de "infracción a las normas del consumidor" alegando que la cerveza se encontraba en mal estado.

"Para ellos toda la cerveza estaba supuestamente en mal estado; pero yo no la fabriqué, sino que la compré en diferentes tiendas, en días distintos y varios municipios. Tengo los vales".

Zorabel en lo que fue su bar-restaurante./ Foto: Diario de Cuba
Zorabel en lo que fue su bar-restaurante./ Foto: O. ALMAGUER. Diario de Cuba

Esta emprendedora, luego de residir por algún tiempo fuera de Cuba, decidió, motivada por la nueva política económica del país iniciada en la gestión de Raúl Castro, regresar a la Isla e invertir sus ahorros en algún negocio que le permitiera salir adelante en la tierra que la vio nacer, y aunque ya en el  2013 el gobierno le había cerrado un cine 3D a solo un mes de haberlo inaugurado, empresa en la que perdió 24 mil dólares, decidió no rendirse e intentarlo una vez más.

El cierre del bar-restaurante Zona VIP es una muestra más de que invertir en Cuba continúa siendo hoy una opción de riesgo.