¿Sirve o no el distanciamiento social contra el coronavirus?

El distanciamiento social forma parte de las prácticas de sanidad para contener la propagación de enfermedades contagiosas.

Las medidas están dirigidas a tratar de reducir la cantidad de virus que se están propagando, y finalmente proteger a los más vulnerables, entre ellos los adultos mayores y la gente con sistemas inmunológicos débiles.

Los gobiernos cerraron fronteras y millones de trabajadores y estudiantes recibieron órdenes para quedarse en casa.

El lunes, las autoridades estadounidenses recomendaron a los adultos mayores y a aquellos con enfermedades ya existentes que se queden “en casa y lejos de otras personas”. Estados Unidos también pidió a la gente que no se reúna en grupos grandes.


Por su parte, los expertos recomendaron mantener una distancia de unos 2 metros entre unos y otros.

Esta distancia se debe a que los expertos creen que el virus se propaga principalmente a través de partículas que salen de nuestra boca y nariz. Cuando una persona infectada habla o exhala o tose o estornuda, las partículas viajan alrededor de 1 a 2 metros antes de que la gravedad las lleve al suelo.

Es importante tratar de bloquear la tos y los estornudos con un pañuelo o con el brazo, para que esas partículas no vuelen directo hacia alguien cercano.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) recomendaron el domingo que, para las próximas ocho semanas, los organizadores suspendan todos los eventos para más de 50 personas. El lunes, ese número fue reducido a 10.


Eso podría cancelar muchas bodas, reuniones familiares y fiestas de cumpleaños.

El médico Jay Butler, funcionario de los CDC, dijo que no hay una norma absoluta. Las autoridades simplemente tratan fijar un parámetro razonable para “aumentar el distanciamiento social al tiempo que no crean un aislamiento social”, comentó durante una entrevista publicada por la revista Journal of the American Medical Association.

Será complicado comprobar que esas medidas hicieron alguna diferencia.

Las pruebas de coronavirus se demoraron en Estados Unidos, pero ahora han empezado a llevarse a cabo por internet. Eso significa que se podrían diagnosticar muchos casos nuevos en los próximos días, mientras los laboratorios encuentran infecciones que ocurrieron semanas atrás.

Vamos a ver números más grandes y eso va a ser frustrante para la gente que está guardando una distancia social. Pero eso no significa que el distanciamiento social no está funcionando”, puntualizó Weatherhead.