Tribunal Europeo de Derechos Humanos: Rusia es responsable del asesinato del disidente Alexander Litvinenko en Reino Unido

Alexander Litvinenko fue asesinado por agentes del Estado ruso vía envenenamiento con polonio
Vladimir Putin, presidente ruso. Fotografía de archivo/EFE
 

Reproduce este artículo

Rusia es responsable del asesinato de Alexander Litvinenko, según el fallo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) dado a conocer este martes. El exagente ruso se había convertido en crítico del Kremlin y murió en Londres, en 2006, por envenenamiento con polonio. De hecho, en una declaración emitida desde su lecho de muerte, Litvinenko dijo que no tenía dudas sobre quién era el culpable de su muerte inminente.

Asimismo, en el fallo del TEDH se refirieron a los dos agentes rusos acusados ​​del crimen de Litvinenko y que actuaron en representación del Estado ruso: “El Tribunal determinó, en particular, que había un sólido caso prima facie de que, al envenenar al Sr. Litvinenko, el Sr. Lugovoi y el Sr. Kovtun habían estado actuando como agentes del Estado ruso”. Según el TEDH, “más allá de toda duda razonable”, el asesinato fue perpetrado por Lugovoi y Kovtun.

Litvinenko había trabajado para el FSB, la agencia que sucedió a la KGB, antigua agencia de inteligencia y policía secreta soviética. Si bien su especialidad era combatir el crimen organizado, su último trabajo en la agencia, tras el colapso de la Unión Soviética, fue dirigir el departamento anticorrupción. En esa posición ganó muchos enemigos.

En 1998, Litvinenko fue despedido de la agencia y huyó de Rusia, luego culpó a la agencia de orquestar una serie de atentados en Rusia en 1999 que llevaron a la invasión rusa de Chechenia ese mismo año. En 2001, Litvinenko y su familia obtuvieron asilo en Reino Unido y adquirieron la ciudadanía británica en 2006. Su viuda, Marina, que ahora se conoce como Maria Anna Carter, vive en Londres y fue quien llevó el caso al TEDH en 2007.

Para la parte demandante la participación de Rusia en el crimen es la única explicación creíble. La corte dictaminó que Moscú debe pagarle una indemnización de 100.000 euros por daños y perjuicios a la esposa de la víctima.

El TEDH halló que esta fue una operación planificada y compleja que involucró la obtención de “un raro veneno mortal”, así como “los arreglos de viaje para la pareja y los intentos repetidos y sostenidos de administrar el veneno”, estos hechos indicaron que Litvinenko era “el objetivo de la operación”. La sentencia obtuvo seis votos a favor y uno en contra.

Para el tribunal europeo, Rusia ha vulnerado los artículos 2 y 38 de la Convención Europea de Derechos Humanos y no ha facilitado que el caso sea debidamente examinado. La investigación, sin embargo, ha cumplido con los requerimientos de independencia, justicia y transparencia y ello no puede ser rechazado tan solo porque las autoridades rusas se hayan abstenido de ejercer su derecho a participar en dichos procedimientos, indicó el tribunal.

La institución dictaminó que las autoridades rusas no llevaron a cabo una investigación interna eficaz que permitiera esclarecer los hechos y, en consecuencia, identificar y sancionar a los responsables del asesinato. “El veredicto del TEDH respalda los hallazgos de una investigación británica de 2016 que encontró que los dos agentes rusos envenenaron a Litvinenko en el bar de un hotel de Londres en 2006 al rociar su té verde con polonio-210 altamente radiactivo”, indicó CNN. Incluso, la investigación británica dijo que Putin “probablemente aprobó” el asesinato del exespía.

El fallo del TEDH concluyó que, si los agentes implicados en el crimen llevaron a cabo una "operación deshonesta", las autoridades rusas tenían que haberlo demostrado. El gobierno ruso, no obstante, no hizo ningún intento serio de proporcionar información o de contrarrestar los hallazgos de las autoridades de Reino Unido. El Kremlin, de hecho, siempre ha negado la acusación, al igual que los dos agentes acusados ​​del envenenamiento, a quienes el gobierno ruso se ha negado a extraditar a Reino Unido.

Como cabía esperar, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, rechazó el fallo emitido este martes y dijo que Moscú no aceptará esas conclusiones y que es poco probable que la institución tenga la autoridad o las capacidades tecnológicas para dilucidar la verdad o la realidad sobre este asunto.

Para Rusia la investigación siempre obedeció a razones políticas y se negó a participar y a colaborar en el proceso. De todas formas, este no es el único caso que involucra a Rusia en casos de envenenamientos contra disidentes, opositores, críticos y detractores políticos.

Tags