Rusia: Más de 4.000 detenidos en protestas a favor de Navalny

El líder opositor ruso se encuentra en prisión preventiva desde que regresó de Alemania, donde recibía cuidados y atención médica tras haber sido envenenado
Protestas en Moscú en apoyo al líder opositor ruso Alexei Navalny REUTERS/Maxim Shemetov
 

Reproduce este artículo

Más de 4.000 personas han sido detenidas este domingo 31 de enero en las protestas que tienen lugar en toda Rusia en apoyo del líder opositor Alexéi Navalni, en prisión preventiva tras su regreso de Alemania, donde se recuperaba del envenenamiento que sufrió el año pasado.

Según el portal OVD-info, especializado en el seguimiento de arrestos, en las manifestaciones pacíficas, que se celebran en 142 ciudades del país, las fuerzas de seguridad rusas han detenido hasta el momento a 4.407 personas, de los cuales la mayoría, 1.365, se han producido en Moscú y 962 en San Petersburgo.

Entre los detenidos se encuentra la esposa de Navalni, Yulia Navalnaya, de acuerdo con el canal de televisión independiente Dozhd y la agencia estatal TASS, que indica, citando a su abogada, que fue arrestada cuando marchaba junto a otros manifestantes hacia la prisión de Matrósskaya Tishiná, donde está encarcelado su marido. Navalnaya ya fue detenida en las protestas del pasado día 23, en las que también fueron arrestadas más de 4.000 personas.

En la capital rusa, donde la protesta comenzó a las 09.00 GMT, las detenciones comenzaron incluso antes del inicio de la marcha, convocada inicialmente en la plaza de Lubianka, donde se encuentra la sede del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB).

El fuerte dispositivo de seguridad y el cierre de las estaciones de metro más cercanas, impidió a los manifestantes llegar a Lubianka, por lo que el equipo de Navalni anunció un cambio de la ruta para establecer los puntos de reunión en las paradas de Sújarveskaya y Krasnye Vorota. Allí, la policía ya esperaba a los manifestantes a las salidas del metro y procedió a detener masivamente a todo aquel que se acercaban al lugar de encuentro.

Desde allí una columna de miles de manifestantes procedió al Anillo de los Bulevares y a la plaza Komsomolskaya, conocida como la de los tres ferrocarriles, donde agentes antidisturbios formaron varios cordones humanos para impedir el acceso. Antes de que la plaza fuera despejada los allí congregados gritaban "libertad para Alexéi Navalni". 

Los manifestantes marchan actualmente hacia la prisión de Matrósskaya Tishiná, gritando "Uno para todos y todos para uno. Suéltalo, Libertad" en referencia al encarcelado opositor.

Rechazo internacional a las detenciones en Rusia

 

La portavoz de la embajada de Estados Unidos en Rusia, Rebecca Ross, ha condenado en un mensaje de su cuenta de Twitter el comportamiento de las fuerzas de seguridad contra manifestantes pacíficos y periodistas que portan chalecos que les identifica como tales. "Rusia debe respetar los compromisos internacionales sobre los derechos humanos", ha escrito.

Amnistía Internacional (AI) exigió a Rusia la liberación inmediata y sin condiciones de todos los detenidos en las protestas que se celebraron hoy en el país. "Todos los manifestantes pacíficos detenidos en Moscú y otras ciudades deben ser puestos en libertad inmediatamente y sin condiciones, y todos los casos de uso ilegal de la fuerza por parte de la policía deben ser investigados con prontitud y de manera eficaz", señaló la ONG en un comunicado.

El alto representante para la Política Exterior y de Seguridad de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, también deploró este domingo las detenciones y el uso "desproporcionado" de la fuerza empleado contra manifestantes pacíficos y periodistas en las protestas.

"Deploro las detenciones generalizadas y el uso desproporcionado de la fuerza contra manifestantes y periodistas en Rusia de nuevo hoy", escribió en su cuenta en Twitter el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, quien tiene previsto viajar esta próxima semana a Moscú.
 

El mayor enemigo de Putin

 

Alexéi Navalni, considerado el mayor enemigo de Putin, está en prisión preventiva tras ser detenido a su regreso a Rusia desde Alemania, donde se recuperaba del envenenamiento que sufrió en 2020 y del que culpa al presidente ruso.

Navalni está acusado de incumplir, cuando estaba convaleciente en Alemania, las condiciones de la libertad condicional de la que disfrutaba en el marco de una pena de prisión suspendida de 3,5 años que le fue impuesto en 2014 y que fue declarada arbitraria por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

El próximo martes se celebrará una vista judicial para determinar si Navalni debe permanecer en prisión para cumplir la condena de 3,5 años de prisión suspendida, una decisión que determinará su futuro político a pocos meses de que se celebren en septiembre las elecciones legislativas.

 

*Con información de varios reportes de la agencia EFE