Global Liberty Alliance pide ayuda humanitaria para el pueblo saharaui

Sahara Occidental es una antigua colonia española, ubicado entre Marruecos y Mauritania, que Riad reclama desde 1975.
Sahara-Occidental-Marruecos
 

Reproduce este artículo

Global Liberty Alliance (GLA) se unió a un llamamiento de 177 organizaciones de 41 países instando al Comité Internacional de la Cruz Roja a desplegar ayuda humanitaria en el Sáhara Occidental.

Este llamamiento humanitario cuenta con el apoyo de figuras internacionales y líderes de la sociedad civil, incluido el filósofo Noam Chomsky, la galardonada con el Premio de la Paz de Seúl Suzanne Scholte, la líder del Partido Laborista de Túnez y candidata presidencial Hamma Hammami, el escritor y profesor Stephen Zunes.

El documento recuerda que en noviembre de 2020 se reanudaron las hostilidades en esa región de África, entre los independentistas locales y Marruecos, poniendo fin a un alto al fuego de 30 años. Ahora, la zona se ha vuelto insegura para el pueblo saharaui, recuerda GLA.

La organización subraya que ese territorio en disputa está protegido por la ley internacional y que el gobierno marroquí obstaculiza rutinariamente la entrada de ayuda humanitaria y observadores internacionales allí.

Se desconoce cuál será la posición de la nueva administración demócrata sobre el conflicto entre Marruecos y los separatistas, pero está determinada por el reconocimiento que hizo Trump en diciembre de la soberanía marroquí sobre la zona, a cambio del pleno establecimiento de relaciones diplomáticas de Marruecos con Israel.

Marruecos se convierte así en el cuarto país árabe que pacta normalizar sus relaciones con el Estado judío, después de que en agosto lo hiciera Emiratos Árabes Unidos y le siguieran en septiembre Baréin y en octubre Sudán, en los conocidos como Acuerdos de Abraham. 

Al respecto, el director de GLA, Jasón Poblete dijo que el pedido de ayuda a la Cruz Roja no contravenía los acuerdos, ya que es un asunto de humanitarismo y autodeterminación de los pueblos, que el pueblo saharaui debe resolver con un referendo.

Sin embargo, la jugada de Trump explícitamente eliminaba la opción del referendo, tal como se recoge en los acuerdos de alto el fuego firmados en 1991 por Marruecos y el Frente Polisario, la organización armada que busca la independencia de Sahara Occidental. 

Estados Unidos es en este momento el único país de Occidente que reconoce la soberanía del reino alauí sobre el territorio, territorio que Marruecos controla y gestiona de hecho en un 80% desde que España abandonara su colonia en 1975.

La acción de Trump supone un cambio drástico de la política de Washington respecto al Sahara. Queda ahora en manos del presidente electo Joe Biden decidir si revierte la medida, decisión espinosa porque podría hacer colapsar la normalización de relaciones entre Israel y Marruecos.

Tags