Haití: Cruz Roja activó un corredor humanitario desde República Dominicana

Dentro de la ayuda hay medicinas, alimento, así como dos millones de mascarillas y gel de manos para proteger a la población del contagio de la Covid-19.
Cruz-Roja-Haití
 

Reproduce este artículo

La Cruz Roja abrió un corredor humanitario desde República Dominicana para asistir a las zonas afectadas por el sismo del sábado en Haití, informó la organización en un comunicado.

Más ayuda de emergencia se está preparando desde Panamá y otras zonas del Caribe, destacó la federación. El apoyo psicológico a las víctimas es muy necesario “dado que muchos de los afectados sufrieron anteriormente el trauma del terremoto de 2010”.

El sismo de este fin de semana, de una magnitud de 7.2 grados, ha causado graves daños en las infraestructuras, incluyendo hospitales, especialmente en las localidades de Jérémie y Les Cayes.

Las labores de rescate se concentran en torno a esas dos localidades, ante el temor de que siga habiendo gente atrapada en los escombros, mientras las cifras oficiales hablan por ahora de al menos 700 muertos y 2800 heridos en el seísmo.

La Cruz Roja advirtió que la situación podría agravarse con la inminente llegada a la zona afectada de la tormenta tropical Grace.

Por su parte, el Gobierno de la República Dominicana dispuso el envío de ayuda humanitaria a Haití tras el terremoto que asoló este sábado el sur y otras zonas de ese país.

Dentro de la ayuda hay medicinas, alimento, así como dos millones de mascarillas y gel de manos para proteger a la población del contagio de la Covid-19. Igualmente, sillas de rueda, circuitos de anestesia, kits de sutura, algodón, agujas y batas.

Al menos 724 personas fallecieron como consecuencia del terremoto de 7.2 grados en la escala de Richter que se produjo este 14 de agosto cerca de la costa sur de Haití, según el último informe de las autoridades.

El número de víctimas mortales y heridos, que suman 2800 hasta el momento, se estima sea mayor dados los enormes daños materiales y estructurales provocados por el movimiento telúrico, que recuerda el fatídico terremoto sufrido por el país, el más pobre de América, en enero de 2010.

La catástrofe de este sábado en Haití se produjo poco más de un mes después del asesinato del presidente Jovenel Moise a manos de un comando armado, hecho que impactó a un país continuamente angustiado por la pobreza, la creciente violencia de bandas criminales y la pandemia de COVID-19.

Los reportes preliminares de pérdidas de vidas humanas, personas heridas y damnificadas, saturación del frágil sistema sanitario y severos daños estructurales han motivado rápidos pronunciamientos de la comunidad internacional. 

El presidente Joe Biden autorizó una ayuda “inmediata” de Estados Unidos para Haití, según anunció la Casa Blanca. El mandatario nombró a la administradora de la USAID, Samantha Power, como coordinadora del esfuerzo.

Por su parte, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, instruyó enviar ayuda solidaria al país caribeño para colaborar con los estragos del siniestro.