OTAN preocupada ante posibilidad de que Rusia despliegue misiles en Cuba

Almirante Rob Bauer, presidente del Comité Militar de la OTAN, consideró “preocupante” que Rusia pudiera desplegar misiles en Cuba o Venezuela
OTAN y Vladimir Putin. Fotomontaje: ADN Cuba
 

Reproduce este artículo

El almirante Rob Bauer, presidente del Comité Militar de la OTAN, consideró este jueves “preocupante” que Rusia pudiera desplegar misiles en Cuba o Venezuela por sus implicaciones para la seguridad de los aliados.

“No es territorio de la OTAN, Venezuela y Cuba, pero puedo imaginar que hay países, aliados, que están preocupados por tal posibilidad”, dijo Bauer en una conferencia de prensa tras una reunión de los jefes de la Defensa de la Alianza.

El viceministro ruso de Asuntos Exteriores, Sergei Ryabkov, aseguró este 13 de enero en Ginebra que Rusia desplegaría tropas en Cuba y Venezuela si aumentan las tensiones con Estados Unidos.

En entrevista con la televisión rusa RTVI, Ryabkov, quien encabezó el grupo negociador en la ciudad suiza y Viena, donde conversaron con jefes de la OTAN, señaló que “todo depende de la acción de nuestros homólogos estadounidenses”.

El almirante Bauer aseguró no haber “visto el mensaje” de Ryabkov, y que por tanto no podía dar “una respuesta militar”. No obstante, consideró “preocupante si Rusia lleva misiles a otros países que puedan tener un impacto en la seguridad”, informó la agencia de noticias EFE.

Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional del presidente Joe Biden, dijo este jueves que Estados Unidos respondería de forma “decisiva” si Rusia despliega misiles o infraestructura militar en Venezuela o Cuba.

En una rueda de prensa, Sullivan añadió que no se habló del tema durante las conversaciones que Washington y Moscú mantuvieron en la última semana, y opinó que podría tratarse de una “fanfarronada” del viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, que no debe tomarse demasiado en serio, reportó EFE.

Según Rybakob, Estados Unidos y la OTAN han rechazado la demanda clave de Rusia de garantías que impidan la expansión de la alianza a Ucrania y otras naciones exsoviéticas, y agregó que la diferencia en los enfoques genera dudas sobre la posibilidad de continuar las conversaciones en la ciudad suiza.

Las negociaciones en Ginebra y Viena no lograron reducir las tensiones entre occidente y el país eslavo, a pesar de que un portavoz de Moscú, Dmitry Peskov, reconoció matices positivos en el encuentro, según AP.

Peskov advirtió sobre una ruptura total de las relaciones entre Estados Unidos y Rusia si se adoptan las sanciones propuestas contra el presidente Putin y otros importantes líderes civiles y militares. Las medidas, propuestas por los demócratas del Senado estadounidense, también apuntarían a las principales instituciones financieras rusas si Moscú envía tropas a Ucrania.

Peskov criticó las propuestas como un intento de aumentar la presión sobre Moscú durante las conversaciones y dijo que no funcionaría.  

Cálculos de la alianza atlántica cifran en torno a los 100 000 soldados, tanques y equipo militar pesado rusos listos para el combate cerca de la frontera oriental de Ucrania. Rusia niega que esté sopesando una invasión y, a su vez, acusa a Occidente de amenazar su seguridad al colocar personal y equipos militares en Europa Central y Oriental.

En 2014, Rusia se anexó la península ucraniana de Crimea y apoyó una insurgencia separatista en el este del país. Tras siete años de combate, han muerto 14 000 personas. Un acuerdo de paz de 2015 negociado por Francia y Alemania ayudó a poner fin a las batallas, aunque continúan las escaramuzas.