No se reportan víctimas fatales de Cuba tras la explosión en Beirut
No obstante, el embajador de la Isla en el Líbano especificó que su sede diplomática se mantiene “contactando a cubanos residentes (en el país de Oriente Medio) para conocer cómo se encuentran”.
Explosión en Beirut
 

El embajador de Cuba en Beirut, Alexander Pellicer Moraga, informó a través de su cuenta de Twitter que “hasta el momento no se reportan víctimas fatales de cubanos residentes en el Líbano, tras la potente explosión de ayer en el puerto de Beirut”.

No obstante, el diplomático especificó que su sede se mantiene “contactando a cubanos residentes (en el país de Oriente Medio) para conocer cómo se encuentran”.

Este martes, una gran explosión por la combustión de 2750 toneladas de nitrato de amonio en el puerto de Beirut asoló la capital libanesa dejando al menos un centenar de muertos y miles de heridos, en un momento en el que el país vive una de sus peores crisis económicas desde el final de su guerra civil en 1990.

Actualmente, se sigue buscando cadáveres y supervivientes entre los escombros y las autoridades tratan de evaluar el alcance de los daños.

De acuerdo con las primeras informaciones, el fertilizante estaba desde hacía seis años en un almacén del puerto, sin que nadie hubiera tomado medidas para garantizar su seguridad, por lo que este 5 de agosto se puso bajo arresto domiciliario a los encargados de su almacenamiento, anunció el Ejecutivo libanés.

Por otro lado, los hospitales en Beirut, algunos fuertemente dañados por la explosión, se encuentran hacinados, también con pacientes de coronavirus, cuyos contagios se han disparado en este país en el que se impuso el confinamiento de la población.

La enorme detonación fue registrada por el Sistema Internacional de Vigilancia (SIV) de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares (CTBTO, por sus siglas en inglés), una red mundial de instalaciones de vigilancia sismológica, hidroacústica e infrasónica.

 

La explosión tendrá importantes consecuencias económicas puesto que la destrucción del principal puerto del país dificultará el suministro de alimentos en el futuro, lo que se suma a la crisis financiera y a la hiperinflación en el país, que pasa por su peor crisis económica desde el final de la guerra civil (1975-1990).

El Consejo Supremo de Defensa libanés decretó ayer Beirut como “zona catastrófica”.

El primer ministro libanés, Hasan Diab, pidió ayuda a todos los países y “amigos del Líbano” y aseguró que los libaneses están “lidiando con una auténtica catástrofe”, que además de haber destrozado el puerto, deja calles, edificios y plazas en ruinas en toda la ciudad.

Varios países, incluidos Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Brasil, han expresado su solidaridad con Beirut y han ofrecido ayuda.

Además, la Comisión Europea (CE) está coordinando el despliegue urgente en Beirut de 100 bomberos especializados, vehículos y perros adiestrados.

(Con información de EFE)