Miles de soldados rusos en cuarentena por sospecha de coronavirus: Putin quería su Desfile de la Victoria

Pese al peligro de la pandemia, uniformados rusos participaron en decenas de ensayos del que sería el mayor desfile militar de la historia de Rusia, en conmemoración al aniversario 75 del triunfo del Ejército rojo sobre los nazis
Militares rusos desfilan en tanques durante un ensayo para el Día de la Victoria. Foto: ALEXEI KOLCHIN/REUTERS
 

Reproduce este artículo

El Ministerio de Defensa de Rusia ha puesto en cuarentena a miles de militares que participarían en la gran parada militar por los 75 años de la victoria del Ejército Rojo contra los nazis.

Las celebraciones del Día de la Victoria, incluirían el mayor desfile militar de la historia del país, sin embargo, sus preparativos solo consiguieron incrementar los sospechosos de contagios por coronavirus.

El presidente Vladimir Putin se vio obligado a aplazar el desfile, luego de que el Kremlin recibiera disímiles críticas por realizar entrenamientos en plena pandemia. El peligro de que la COVID-19 diezmara sus tropas no hizo que Putin desistiera al principio de su “fiesta” militar, un desfile que nació en la antigua Unión Soviética y que el “Zar moderno” ha retomado para exhibir poderío castrense y alimentar su discurso nacionalista de Rusia como gran potencia vencedora y liberadora.

Los ensayos provocaron que ahora los uniformados deban permanecer aislados y en observación durante 14 días, en las distintas bases ubicadas por todo el país. No obstante, el Ministerio de Defensa ha eludido aclarar si ha detectado contagios entre los participantes de los ensayos.

“Es una especie de negligencia de las autoridades”, criticó Alexánder Soloviov, jefe de la división moscovita del opositor Partido de los Cambios.

“Era muy probable que el desfile por el Día de la Victoria iba a tener que reprogramarse, pero han esperado hasta el final. Han seguido con los ensayos automáticamente, porque la máquina burocrática es extremadamente lenta; y en Rusia, a esta maquinaria no le importa la gente. Nadie va a ser castigado por esta estupidez que puede costarle la vida a alguien, porque a nadie le importa. Y si castigan a alguien, será de bajo rango. Así es como funciona el poder en la Rusia moderna”, refirió el político disidente, según una nota de El País.

Desde inicios de abril, cuando los casos empezaban a despegar y la capital apuntalaba las medidas de confinamiento, un video que mostraba a miles de soldados en formación a las afueras de Moscú causó indignación en redes sociales.

“Cuánta gente hay ahí, ¿15 mil? Joder, y se supone que han dicho que no pueden juntarse más de 50 en el mismo sitio. Y ni una maldita mascarilla”, se escucha decir a la persona que graba el vídeo, que corrió como la pólvora en los medios independientes rusos.


Estaba previsto que más de 10 mil soldados, decenas de aviones y tanques, participaran en el desfile en la Plaza Roja de Moscú. Putin estaba ansioso por romper el aislamiento internacional y presentarse como el gran anfitrión ante invitados de alto perfil. Había invitado a Donald Trump -que al principio no lo rechazó, pero más tarde terminó delegando en su asesor de seguridad nacional, Robert O’Brien-; al primer ministro japonés, Shinzo Abe; y al presidente francés, Emmanuel Macron, quien había insinuado que asistiría, aunque todavía no había confirmado.


Putin, anunció que la gran conmemoración, prevista para el 9 de mayo, se aplazaba hasta nuevo aviso, un duro golpe para el autócrata ruso, que ha convertido ese día en la fiesta nacional.

Este lunes, en la Academia Médica Militar Kirov, en San Petersburgo, 55 cadetes fueron diagnosticados con la Covid-19. También se han detectado otras decenas de infectados entre las filas del Ministerio de Defensa ruso, entre ellos alumnos de la Escuela Naval Najímov (ubicada en San Petersburgo), de la Escuela Superior de Comando de Ingeniería Militar de Tyumen y de la Escuela Militar Suvorov de Perm.

Datos oficiales dan cuenta de un incremento de casos de coronavirus en Rusia -con 57 mil 999 casos detectados, y unos 5 mil 642 contagios confirmados solo este 21 de abril-, pese a que las cifras indican una baja mortalidad de 513 fallecidos, en un país de 145 millones de habitantes.