Latinoamericanos perciben que la corrupción sigue imparable en la región
La edición regional del décimo Barómetro Global de la Corrupción, publicado este lunes por Transparencia Internacional, apunta que el 53 % de los interrogados cree que en los últimos doce meses ha empeorado la situación
Venezuela está entre los países donde la percepción sobre corrupción es alta
 

Reproduce este artículo

Berlín, 23 sep (ADN CUBA).- Más de la mitad de los ciudadanos en América Latina y el Caribe cree que la corrupción está aumentando y que su gobierno no hace lo suficiente para combatirla, especialmente en Venezuela, República Dominicana y Perú, según un estudio de la ONG Transparencia Internacional (TI).

La edición regional del décimo Barómetro Global de la Corrupción, publicado este lunes, apunta que el 53 % de los interrogados cree que en los últimos doce meses ha empeorado la situación, una tasa algo inferior al 62 % del muestreo anterior, publicado en 2017.

Los datos muestran que “que la situación no mejora, más bien que sube la preocupación. Pero no sólo por la corrupción, también por las dificultades de los gobiernos para dar una respuesta al problema", explica en una entrevista a Efe la directora ejecutiva de TI, Patricia Moreira.

Sin embargo, si bien prevalece la idea de que la corrupción ha aumentado, el reporte también indica que la mayoría de las personas siente que ellos, como ciudadanos, pueden marcar la diferencia en la lucha contra la corrupción.

Para elaborar el barómetro, Transparencia Internacional encuesta a más de 17.000 personas de 18 países, y en esta décima edición también reunió datos sobre formas de corrupción de género y sobre las elecciones, como la compra de votos y las noticias falsas.
 

 

El barómetro señala que un 85 % de los encuestados mantiene que la corrupción en el Ejecutivo es un "gran problema" y un 57 %, que los gobiernos no están haciendo un buen trabajo atajando esta lacra. Sólo uno de cada cinco dice tener "confianza" en su gobierno.

El estudio revela asimismo que el 20 % ha tenido que pagar un soborno para acceder a un servicio público básico, del agua y la electricidad a la sanidad y la educación.

Los países más afectados son Venezuela (donde un 50 % asegura haber pagado), México (34 %) y Perú (30 %). Costa Rica, con sólo un 7 %, aparece en el otro extremo de la clasificación.

Las malas prácticas están además estrechamente ligadas con las elecciones, según se desprende de esta encuesta. Un 65 % piensa que sus representantes están influidos por "intereses privados" y un 25 % asegura que se le ha ofrecido dinero a cambio del voto.

El estudio también pone de relieve que la corrupción afecta especialmente a las mujeres. Ellas se ven forzadas en más ocasiones a pagar sobornos por servicios sanitarios y educativos. Además, una de cada cinco denuncia haber sufrido una extorsión de carácter sexual.

 

 

 

"Es muy importante estudiar en profundidad el vínculo entre corrupción y género. La corrupción es un tabú en muchos sitios; y la discriminación sexual, también. La corrupción contra la mujer es por tanto un doble tabú", explica Moreira.

Aunque no hay una clasificación de la situación por países, el barómetro sí detalla los resultados nacionales de la macroencuesta.

Destaca el porcentaje de venezolanos que creen que la corrupción ha aumentado en el último año, un 87 %, muy por encima de los resultados en otros países. Le siguen República Dominicana (66 %) y Perú (65 %).

Venezuela es asimismo el país donde más encuestados aseguran haber pagado un soborno en los últimos 12 meses, un 50 %.

Los venezolanos son también quienes más pesimistas se muestran sobre la actuación de su gobierno: el 91 % cree que lo está haciendo mal, seguidos por los ciudadanos de Panamá (79 %) y República Dominicana (72 %).

Sobresalen en sentido contrario México, donde el 61 % piensa que su Ejecutivo lo está haciendo bien en la lucha contra la corrupción.

La compra de votos, por su parte, aparece como endémica en México, donde el 50 % asegura que se le ha ofrecido dinero para respaldar a un partido o candidato, seguido por República Dominicana (46 %), Colombia y Brasil (40 %).