Google diseña doodle especial por plebiscito chileno

El gigante tecnológico diseñó un doodle para saludar el plebiscito chileno, un hecho que supondría, de ganar la opción aprobatoria, la decisión del país de despedirse de una constitución heredada de la dictadura de Augusto Pinochet. El ejercicio podría arrojar buenas lecciones para el futuro de Cuba
El plebiscito histórico es definido como un hecho histórico en el país. Foto: EFE
 

Reproduce este artículo

El gigante tecnológico Google diseñó este domingo un doodle especial para saludar el plebiscito constitucional chileno, un hecho significativo que supondría, de ganar la opción aprobatoria de una nueva carta magna, la decisión del país sudamericano de despedirse de una constitución heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Disponible en la página del popular buscador en Chile, el doodle muestra una urna con la bandera nacional chilena en la posición de la segunda “O” del logo de la empresa, en la que además se inserta una boleta de votación.

De acuerdo con reportes de prensa, durante las primeras horas de la votación del plebiscito el ambiente estaba siendo tranquilo. La jornada se está caracterizando por largas filas y una aglomeración que evidencia una alta participación de la ciudadanía, lo cual constituye un desafío de cara al distanciamiento social al que la pandemia de coronavirus obliga.

Sin embargo, el plebiscito, pospuesto de abril hasta hoy por la pandemia, resulta esencial para muchos chilenos, que lo consideran como el principal resultado de la ola de protestas que sacudió al país a finales del año pasado como consecuencia de injusticias sociales y desigualdades.

El pasado domingo, 18 de octubre, se cumplió el aniversario de la primera jornada de protestas y miles de chilenos salieron a las calles para corear que ¡Chile despertó! y que ansían una mayor igualdad y justicia social.

Con episodios de violencias que incluyeron incendios en dos templos y varios saqueos a comercios, la manifestación fue el preludio de esta jornada, en la que 14,5 millones de chilenos están convocados a las urnas para decidir si quieren una nueva constitución, que sea redactada por una convención ciudadana elegida en votación popular.

Esto último sería inédito en el país sudamericano, donde en 200 años de independencia sólo ha habido tres cartas magnas: 1833, 1925 y 1980. La actualmente vigente y que se busca cambiar data de los años de la dictadura pinochetista, y es vista por muchos como la fuente de la desigualdad imperante en un país que hasta el pasado año era visto como una de las mejores democracias en el subcontinente americano.

Durante los años de Pinochet, Cuba fue uno de los países que más refugiados chilenos acogió. Sin embargo, entre 2018 y 2019, año del estallido social en Chile, este país fue uno de los destinos principales de migrantes cubanos. Hasta julio de 2018, más de 5 000 cubanos se habían legalizado allí gracias a la reforma migratoria del presidente Sebastián Piñera, siendo el séptimo mayor grupo de migrantes beneficiados.

Todo un guiño histórico que también da significancia al plebiscito para los cubanos, quienes, si algún día transitan de la dictadura a la democracia, seguramente tendrán que enfrentar un proceso similar para librarse de una constitución que, supuestamente en defensa de la igualdad, cercena los más elementales derechos y libertades individuales.