Estadounidenses sin cuentas bancarias deben esperar semanas para recibir sus cheques de estímulos
Aproximadamente 8.4 millones de hogares fueron considerados “sin cuentas bancarias” en 2017. Muchos son de familias pobres, hispanas y afros, en el fondo de la escala social
Afrodescendiente desempleo EE. UU.
 

Reproduce este artículo

Millones de estadounidenses recibirán la ayuda prometida por el gobierno a causa del coronavirus, pero muchos no tienen cuentas bancarias y tendrán que recurrir a los cheques en papel, un método lento y costoso.

La mayoría son hispanos y afrodescendientes, poblaciones históricamente desfavorecidas. Viven al día y deben cambiar los cheques en pequeñas tiendas donde cobran alto porcentaje de comisión.

Aproximadamente el 17% de los hogares afros y el 14% de los hispanos no tenían una cuenta bancaria en 2017, en comparación con solo el 3% de los hogares blancos y el 2.5% de los hogares asiático-americanos, dijo la Federal Deposit Insurance Corp (FDIC).

En las seis semanas transcurridas desde que la pandemia cerró gran parte de la economía estadounidense, más de 30 millones de trabajadores han solicitado su seguro de desempleo. El Congreso aprobó un paquete de rescate económico de $ 2,2 billones.

En abril, el gobierno comenzó a enviar $1,200 por cada individuo, $ 2,400 por cada pareja casada y otros $500 por cada hijo dependiente a familias pobres y de clase media en todo Estados Unidos. Las familias más ricas obtienen un pago reducido o nada dependiendo de sus ingresos.

Para ayudar a facilitar la entrega de los pagos, el gobierno lanzó un portal en línea para que las personas brinden su información bancaria para el depósito directo. Pero ese sistema no ofrecía nada a las personas sin cuentas de ahorro o corrientes.

Un memorando del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara estimó que se emitirán aproximadamente 5 millones de cheques por semana, lo que significa que los más necesitados podrían esperar muchas semanas para sus pagos.


En Houston, es probable que Ta'Mar Bethune, una madre de 41 años de cuatro hijos adultos que está criando a un nieto, deba esperar para recibir el dinero. No podía pagar las comisiones de las cuentas bancarias y cerró la suya. 

Bethune no puede reabrirla porque el sistema bancario la considera demasiado arriesgada. Para sobrevivir, transfiere el dinero que gana como peluquera y niñera profesional a una tarjeta de débito no bancaria.

Te cobran un brazo y una pierna”, dijo, citando una tarifa mensual y un cargo por cada golpe o retiro. “Nunca obtienes tu dinero completo. Es malo, pero no tengo otra opción”, declaró a AP.

Bethune recibe asesoramiento financiero de la Houston Area Urban League, una organización sin fines de lucro que ayuda a las familias de ingresos bajos a moderados a examinar sus comportamientos en relación con el gasto y el ahorro. La organización dice que muchas familias son reacias a abrir cuentas bancarias.
“Nadie quiere ser explotado”, dijo Carmela Walker, asesora financiera del grupo.

Aproximadamente 8.4 millones de hogares fueron considerados “sin cuentas bancarias” en 2017, lo que significa que nadie en el hogar tenía una cuenta, según la FDIC.