Estados Unidos investiga posible origen del coronavirus en laboratorio chino

El Departamento de Estado insiste en que el gobierno de Beijing continúa reteniendo información clave para el combate de la pandemia
Estados Unidos investiga posible origen del coronavirus en laboratorio chino
 

Reproduce este artículo

Los servicios de inteligencia de Estados Unidos investigan la posibilidad de que el nuevo coronavirus, que ha causado más de 2 millones de muertes en el planeta, haya salido accidentalmente de un laboratorio en China, según reportó la cadena televisiva NBC.

Más allá de quedar abierta esta posibilidad, el ex funcionario de inteligencia que habló en condición de anonimato dijo que “no es la posibilidad más probable” entre las que se manejan.

El diario The Washington Post fue el primero en reportar que el gobierno estadounidense recibió informaciones en enero del 2018 acerca de un laboratorio gubernamental en Wuhan, el cual preocupó a funcionarios norteamericanos que lo visitaron a causa de las condiciones sanitarias con que se trabajaba allí.

Según el reporte de la televisora, los servicios de inteligencia de Estados Unidos evalúan la posibilidad de que un empleado del laboratorio se haya contagiado accidentalmente con el virus, pues se sabe que en el centro se estudiaban varios tipos de coronavirus.

El general de Ejército, Mark A. Milley, dijo a reporteros en el Pentágono que las evaluaciones iniciales indican que el coronavirus que ha causado una pandemia global parece ser un “evento natural” provocado por una transmisión de animales a humanos.

“No debería sorprendernos que nos hayamos interesado mucho en eso y que muchas agencias de inteligencia lo hayan analizado detenidamente”, dijo el oficial de más alto rango en el ejército estadounidense acerca de la posibilidad del accidente biológico. “Solo diría que en este momento no es concluyente, aunque el peso de la evidencia parece indicar natural. Pero no lo sabemos con certeza.”

Por su parte, el secretario de Defensa, Mark T. Esper, fue preguntado en la propia conferencia de prensa si deberían colocarse inspectores internacionales en los laboratorios chinos en el futuro, a lo que respondió diciendo que esto será evaluado en el futuro como parte de “el aprendizaje de lecciones” acerca de la pandemia.

El mercado de animales de Wuhan donde se presume que nació el brote está ubicado a unas tres millas del Centro de Control de Enfermedades Transmisibles y Prevención de la ciudad, reconocido por el gobierno chino como una institución donde se estudian los coronavirus provenientes de los murciélagos.

La doctora Shi Zhengli, investigadora principal del Instituto de Virología de Wuhan que también estudia este tipo de virus, ha insistido en que su laboratorio no tiene responsabilidad alguna con la pandemia.

“El nuevo coronavirus de 2019 es un castigo de la naturaleza por el estilo de vida antihigiénico de los humanos”, declaró Zhengli en la plataforma WeChat el mes pasado. “Prometo con mi vida que el virus no tiene nada que ver con el laboratorio”.

Aun así, el Departamento de Estado ha advertido acerca de las pobres condiciones de seguridad en ambas instituciones chinas e insiste en que el gobierno de Beijing continúa reteniendo información clave para el combate de la pandemia.