Endurecen acusación contra policía en caso George Floyd: ahora enfrenta asesinato en segundo grado
Un fiscal de Minesota endureció los cargos contra el ahora expolicía Derek Chauvin, acusado de la muerte del afroamericano George Floyd
Expolicía Derek Chauvin enfrenta cargos de homicidio en segundo grado. Efe
 

El fiscal general del estado de Minesota (EE.UU.), Keith Ellison, endureció este miércoles los cargos contra Derek Chauvin, el ahora expolicía que fue grabado con la rodilla presionando el cuello de afroamericano George Floyd, que murió poco después.

"Presenté un demanda enmendada", señaló el funcionario, que explicó que las pruebas disponibles apoyan "la acusación más fuerte de asesinato en segundo grado".

Según la legislación del estado de Minesota, el asesinato en segundo grado es el que ocasiona el fallecimiento de alguien sin intención mientras se inflige o se intenta infligir un daño. Puede ser penado con no más de 40 años de prisión.

Chauvin había sido imputado el pasado 29 de mayo de asesinato en tercer grado y de homicidio imprudente.

Según la misma legislación de Minesota, el asesinato en tercer grado es aquel que causa la muerte de la persona de manera no intencionada a través de un acto eminentemente peligroso y puede acarrear una pena de cárcel de no más de 25 años.

El fiscal presentó además cargos contra los expolicías Tou Thao, J. Alexander Kueng y Thomas Lane, presentes durante la detención de Floyd, por ayudar e instigar el asesinato en segundo grado.

 

 

El diario The New York Time, en un reportaje sobre los hechos, hizo recientemente una recreación con recursos gráficos para mostrar en detalle lo que pasó con Floyd: él presuntamente entró a una tienda comprar cigarrillos y pagó con un billete falso, según el testimonio de quien lo atendió en el negocio.

Esa persona llamó a la policía y al llegar esposaron a Floyd, que no se mostró violento. Pero en un momento fue lanzado al suelo por Chauvin y le colocó su rodilla en el cuello durante más de ocho minutos. En varias ocasiones el detenido decía: “No puedo respirar, por favor”, según videos grabados con teléfonos celulares por transeúntes, quienes incluso pedían a los agentes dejar a Floyd.

La decisión de elevar los cargos se conoce en medio de las protestas que sacuden EE.UU. después del asesinato de Floyd el pasado 25 de mayo. Pero las manifestaciones se han producido incluso en ciudades europeas, como Londres y París.

La senadora por Minesota Amy Klobuchar calificó de "gran paso importante para la Justicia" esta decisión, mientras que el abogado de la familia de Floyd, Benjamin Crump, difundió en la misma red social una reacción de los parientes, que consideraron que, aunque es "un momento agridulce", estaban "profundamente" satisfechos por las acciones "decisivas del fiscal".

 

 

El fiscal acusó igualmente a los policías Tou Thao, J. Alexander Kueng y Thomas Lane, presentes durante la detención de Floyd, de ayudar e instigar el asesinato en segundo grado.

Chauvin es uno de los cuatro agentes que han sido despedidos del cuerpo de policía de Mineápolis por su supuesto papel en la muerte del afroamericano.

Las dos autopsias realizadas a Floyd (la oficial y la independiente) han arrojado la misma conclusión: que su muerte fue un homicidio.

Difieren, sin embargo, en el motivo que ocasionó el homicidio. La autopsia ordenada por la familia apunta a una muerte por "asfixia", mientras que la del forense del condado habla de un "paro cardiorrespiratorio" ocurrido mientras le inmovilizaban.

El asesinato de Floyd ha sido el detonante para una serie de manifestaciones en distintos puntos de Estados Unidos, donde unas 40 ciudades han declarado toque de queda nocturno para tratar de frenar los desórdenes y saqueos en los que derivado las protestas.

(Con información de Efe)