En Madrid la proporción de casos graves es el doble que en China
En la comunidad de la capital de España sólo el 60% de los casos son leves, frente al 80% de China. Los casos graves, que requieren hospitalización, son el 30% frente al 15% de los asiáticos
Madrid coronavirus

En Madrid, la proporción de casos graves y muy graves de coronavirus es el doble que la de China, debido a la alta proporción de ancianos, la población más sensible a la infección, según reportes de las autoridades españolas.

En la comunidad de la capital de España sólo el 60% de los casos son leves, frente al 80% de China. Los casos graves, que requieren hospitalización, son el 30% frente al 15% de los asiáticos y los que requieren ingreso en cuidados intensivos el 10%, frente al 5% de Wuhan.

Para enfrentar esas singularidades peligrosas de la pandemia en el país ibérico, el gobierno de Madrid creó un mando único a cuya jerarquía estará sometida la sanidad privada, a la que se le podrá requerir el tratamiento u hospitalización de enfermos de covid-19 derivados de la sanidad pública.

Hasta ahora sólo algunos hospitales privados habían aceptado tratar a pacientes de coronavirus y siempre que estuvieran suscritos a alguna mutua o aseguradora sanitaria.

La medida forma parte del plan integral destinado a evitar el colapso de la red hospitalaria madrileña, presentado este jueves por el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, que preside el nuevo organismo. Lo que no ha dado son detalles de quien correrá con la factura. “No es el momento de debatirlo”, respondió al ser requerido por la prensa.

Es una situación de absoluta emergencia sanitaria”, destacó el consejero, que ha hecho público el plan después de que la presidenta regional, Isabel Ayuso, lo presentara ante los gerentes de hospitales y sindicatos a los que dijo: “es tiempo de guerra”.


También se crearán “hoteles médicos” para aquellos enfermos de coronavirus en estado leve pero que por circunstancias personales no quieran o puedan ser aislados en sus domicilios. A estas nuevas infraestructuras se les denominará “espacios de estancia intermedia” donde permanecerán en observación. Si su caso se agravara serían hospitalizados.

Se utilizarán las residencias de ancianos para descongestionar los hospitales. Aquellas en las que se haya detectado un contagiado con síntomas leves, este permanecerá allí, siempre que la residencia cuente con servicio médico. En el geriátrico La Paz, el primero donde saltó la alarma, ya permanecen algunos de los infectados.

El resto de pacientes leves permanecerán en su domicilio y ni siquiera serán sometidos a la prueba del coronavirus. “Si el diagnóstico clínico es de covid-19 con síntomas leves serán atendidos en sus casas o a distancia sin necesidad de practicarles el test”, explicó el consejero, que ha admitido que esto puede hinchar las estadísticas de contagiados pero ha recordado que en la provincia china de Hubei se hizo así para no desperdiciar recursos.


Con estas medidas se liberan los hospitales de pacientes leves para hacer sitio a los graves. El hospital La Paz tuvo que habilitar el pasado miércoles el gimnasio para lo pacientes leves. Según el Consejero, 164 pacientes se encuentran ingresados en estado crítico en las UCI y la perspectiva es que en los próximos días lleguen muchos más. El objetivo es llegar a disponer de unas mil camas de UCI, usando las de reanimación y tirando de las privadas.

También se duplicará hasta más de 400 el número de personas que atienden el teléfono de dudas.