El juicio político a Trump será transmitido en vivo por TV
EEUU ya ha pasado por esto otras tres veces, pero nunca en el contexto de las redes sociales y los comentarios en tiempo real, incluso del propio presidente.
Vista del capitolio de Washington

Las puertas del juicio político al presidente norteamericano Donald Trump se abren de par en par.

Cuando el martillo marque el comienzo de la audiencia de la Cámara este miércoles por la mañana, Estados Unidos y el resto del mundo tendrán la oportunidad de ver y escuchar por primera vez en directo los cuestionamientos sobre las acciones del presidente Donald Trump hacia Ucrania y considerar si de hecho se cometió un delito.

En televisión, los líderes de los comités prepararán el escenario, luego aparecerán dos experimentados diplomáticos, William Taylor, el ex oficial de infantería canoso ahora encargado de negocios en Ucrania, y George Kent, el subsecretario adjunto en Washington, contarán la sorprendente historia de un presidente que supuestamente usa la política exterior para obtener ganancias personales y políticas antes de las elecciones de 2020.

Hasta ahora, la narrativa divide a los estadounidenses, principalmente en la misma línea que la inusual presidencia de Trump. La Constitución establece una barra dramática, pero vaga, para el juicio político, y todavía no hay consenso de que las acciones de Trump en el centro de la investigación cumplen con el umbral de "crímenes y delitos menores".

Ya sea que los procedimientos del miércoles sean el comienzo del fin de una presidencia o ayuden a asegurar la posición de Trump, es cierto que su mandato caótico finalmente llegó a un lugar que no puede controlar y está ante una fuerza, el sistema constitucional de controles y equilibrios, que no puede ignorar.

EEUU ya ha pasado por esto otras tres veces, pero nunca en el contexto de las redes sociales y los comentarios en tiempo real, incluso del propio presidente.

"Estas audiencias abordarán temas de profundas consecuencias para la nación y el funcionamiento de nuestro gobierno bajo la Constitución", dijo el representante demócrata Adam Schiff de California, presidente del Comité de Inteligencia que dirige la investigación, en un memorando a los legisladores.

Schiff lo llamó una "empresa solemne", y aconsejó a sus colegas que "aborden estos procedimientos con la seriedad del propósito y el amor al país que exigen".

"Estafa de juicio político total", tuiteó el presidente, como lo hace prácticamente todos los días.

Las acusaciones son raras, dicen los historiadores, porque equivalen a nada menos que la anulación de una elección. Tomar este camino plantea riesgos tanto para los demócratas como para los republicanos a medida que los procedimientos avanzan hacia la campaña 2020.

A diferencia de las audiencias de Watergate y Richard Nixon, todavía no hay un momento de "cáncer en la presidencia" que galvanice la opinión pública. Tampoco existe el encogimiento de hombros nacional, como sucedió cuando la destitución de Bill Clinton finalmente no acabó en destitución. Tal vez sea más como el juicio político infundido por el partidismo de Andrew Johnson después de la Guerra Civil.

Trump llama a todo esto una "caza de brujas". Los republicanos dicen que los demócratas han estado tratando de deshacerse de este presidente desde que asumió el cargo, comenzando con la investigación del ex asesor especial Robert Mueller sobre la interferencia rusa para ayudar a Trump en las elecciones de 2016.

La presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, inicialmente se mostró reacia a lanzar una investigación formal de juicio político. Cuando los demócratas tomaron el control de la Cámara en enero, Pelosi dijo que la acusación sería "demasiado divisiva" para el país. Trump, dijo, simplemente "no ha valido la pena".

Después de la aparición de Mueller en el Capitolio en julio para el final de la investigación de Rusia, la puerta de los procedimientos de juicio político parecía cerrada.

Pero al día siguiente, Trump se puso al teléfono.

Durante el último mes, testigo tras testigo han testificado bajo juramento sobre su llamada telefónica del 25 de julio con el nuevo presidente electo de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy, y las alarmas que ésta activó en los círculos de seguridad nacional y diplomáticos de EEUU.

En una habitación segura en el sótano del Capitolio, los funcionarios actuales y anteriores le han estado diciendo a los legisladores lo que saben. Han dicho que una llamada anterior de Trump en abril, felicitando a Zelenskiy por su victoria electoral parecía correcta. El ex presentador de reality de Estados Unidos y el joven comediante ucraniano se cayeron bien.

Pero en la llamada de julio, las cosas cambiaron.

Un denunciante anónimo alertó primero a los funcionarios sobre la llamada telefónica. "He recibido información de varios funcionarios del gobierno de EEUU de que el presidente de los Estados Unidos está utilizando el poder de su oficina para solicitar la interferencia de un país extranjero en las elecciones de 2020", escribió el denunciante en agosto a los comités de inteligencia de la Cámara y el Senado. Los demócratas lucharon para que se les entregara la carta.

Trump insistió en que la llamada era "perfecta". La Casa Blanca publicó una transcripción aproximada. Pelosi, dado el asentimiento de sus legisladores de primer año más centristas, abrió la investigación.

"El presidente tiene la oportunidad de demostrar su inocencia", dijo a Noticias Telemundo el martes.

Desafiando las órdenes de la Casa Blanca de no aparecer, los testigos han testificado que el jefe de personal interino de Trump, Mick Mulvaney, estaba reteniendo la ayuda militar estadounidense a la incipiente democracia hasta que el nuevo gobierno de Ucrania realizara investigaciones que Trump quería sobre los demócratas en las elecciones de 2016 y su potencial rival para 2020, Joe Biden y su hijo Hunter.

Todo era parte de lo que Taylor, el diplomático norteamericano de más antigüedad en Ucrania, llamó la política exterior "irregular" dirigida por el abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, fuera de los canales tradicionales.

Taylor dijo que era "una locura" que la administración Trump estuviera reteniendo la asistencia militar de Estados Unidos al aliado de Europa del Este por las investigaciones políticas, con las fuerzas rusas en la frontera de Ucrania vigilando por un momento de debilidad.

Kent, el funcionario del Departamento de Estado, dijo a los investigadores que había tres cosas que Trump quería de Ucrania: "Investigaciones, Biden, Clinton".

El viernes, el público tiene previsto escuchar a Marie Yovanovitch, ex embajadora de EEUU en Ucrania, quien dijo a los investigadores que le advirtieron que "cuidara sus espaldas" mientras Trump atacaba y luego la llamó.

Ocho testigos más testificarán en audiencias públicas la próxima semana.

"Lo que esto ofrece es la oportunidad para la crema de nuestro cuerpo diplomático de contarle al pueblo estadounidense una historia clara y coherente de lo que hizo el presidente", dijo el representante Mike Quigley, miembro del panel de inteligencia.

"Se necesita mucho coraje para hacer lo que están haciendo", dijo, "y probablemente solo se los maltratará".

Los republicanos, encabezados en el panel por el representante Devin Nunes, un antiguo aliado de Trump de California, argumentarán que ninguno de esos testigos tiene conocimiento de primera mano de las acciones del presidente. Dirán que Ucrania nunca se sintió presionada y que el dinero de la ayuda finalmente fluyó, en septiembre.

Aunque los republicanos están luchando por una defensa unificada de Trump, a a menudo recurren a las críticas al proceso.

Algunos republicanos se alinean con la opinión de Trump, que está fuera de los principales hallazgos de inteligencia, de que Ucrania estuvo involucrada en la interferencia electoral de 2016 en los EEUU. Quieren saber de Hunter Biden, que fue miembro de la junta de una compañía de gas en Ucrania, Burisma, mientras su padre era el vicepresidente. Y están tratando de exponer al denunciante aún anónimo, cuya identidad los demócratas han prometido proteger.

Los redactores de la Constitución proporcionaron pocos detalles sobre cómo deben llevarse a cabo los procedimientos de juicio político, dejando mucho en las manos del Congreso. Los demócratas dicen que la negativa de la Casa Blanca a proporcionar testigos o producir documentos es una obstrucción a la justicia.

Se espera que las audiencias continúen y se trasladarán, probablemente para el Día de Acción de Gracias, al Comité Judicial para considerar artículos reales de juicio político.

También se espera que la Cámara, controlada por los demócratas, vote en Navidad, lo cual dejaría un juicio en el Senado, donde los republicanos tienen la mayoría, para el nuevo año.

 

(Con información de Associated Press)