Coronavirus: Brasil supera a España e Italia en número de contagios

El país sudamericano superó a España e Italia y ahora es el cuarto país del mundo con más infecciones: registraba más de 241 mil casos hasta este lunes
Brasil es el centro de la pandemia en América Latina
 

Reproduce este artículo

El aumento de casos de covid-19 de las últimas dos semanas ha puesto a Brasil en una situación complicada, en especial para la ciudad de Sao Paulo. El país sudamericano superó a España e Italia y ahora es el cuarto país del mundo con más infecciones: registraba más de 241 mil casos hasta este lunes.

Brasil llegó al último día de abril con poco menos de 72 mil, pero tan solo en lo que va de mayo sumó 163 mil. Las autoridades informaron que casi 15 mil personas fueron diagnosticadas en las últimas 24 horas. Solo EE. UU., Rusia y Reino Unido tienen números más altos.

El número de muertes diarias en la nación latinoamericana aumentó en 816, por lo que para este domingo ya sumaban más de 15 mil 600 fallecimientos, la quinta cifra más alta del mundo.

El alcalde de San Pablo, Bruno Covas, advirtió el domingo que el sistema de salud de la ciudad —la más poblada del país— está cerca del colapso. Los hospitales públicos alcanzaron el 90% de su capacidad de emergencia, y la demanda sigue en aumento.

“Todos los días ofrecemos nuevas camas porque nueve de cada diez pacientes atendidos reciben alta, pero la tasa de contagio sigue alta y el sistema está próximo al colapso”, dijo.

El alcalde busca un acuerdo con el gobernador del estado para aplicar una cuarentena obligatoria que pueda frenar la enfermedad antes de que los hospitales se queden sin espacio, probablemente en dos semanas.

El número de contagios debe ser mucho mayor, según los expertos, porque solo se hacen pruebas a los pacientes que buscan hospitalización. “Es difícil saber qué sucede realmente en función de los datos disponibles. No tenemos una política real para gestionar el brote”, explicó a la agencia AFP.


El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha sido fuertemente criticado tanto en su país como en el extranjero por su manejo de la creciente crisis de coronavirus del país.

El mandatario continúa oponiéndose a las medidas de confinamiento. Ha dicho que el virus es “una pequeña gripe” y que la propagación de covid-19 es inevitable.

En abril, Bolsonaro se unió a un grupo de manifestantes para exigir que se levantaran las restricciones ordenadas por autoridades locales. Considera que las medidas dañan la economía del país.

La semana pasada, el ministro de Salud, Nelson Teich, renunció después de menos de un mes en el puesto. Su dimisión vino después de lanzar críticas a un decreto de Bolsonaro que permitía la reapertura de gimnasios y salones de belleza. El predecesor de Teich fue despedido después de estar en desacuerdo con Bolsonaro.