Con cubos de agua, cubanos en Guyana contienen incendio a la espera de bomberos
Tres cubanos varados en la capital guyanesa por la pandemia de COVID-19 contuvieron un incendio con cubos de agua, antes de que llegaran los bomberos
Espacio incendiado. Foto: Kaieteur News
 

Reproduce este artículo

Tres cubanos varados en la capital de Guyana por la pandemia de COVID-19 contuvieron un incendio este domingo antes de que llegaran los bomberos, lo que les valió el agradecimiento y celebración de los inquilinos y propietarios del inmueble.

Con cubos de agua, los cubanos lograron frenar la propagación del fuego que estalló en el cuarto piso del edificio que alberga las oficinas de Kanhai's Electrical, en la calle Charlotte de Georgetown. Según reportes de la prensa local, los “héroes” forzaron la puerta de una parrilla para contener de inmediato el siniestro.

El incendio comenzó alrededor de las 14:45 horas y destruyó parcialmente Co-Grow, una oficina económica de alquiler para funcionar como espacio de trabajo conjunto, detalló el medio Kaieteur News, que recogió declaraciones de uno de los dueños del edificio.

Según éste, los inquilinos del tercer piso, todos cubanos, notaron que del cuarto piso estaba saliendo humo, por lo que tres de ellos “inmediatamente subieron corriendo las escaleras y abrieron una puerta de rejilla para acceder a Co-Grow”.

“Con solo cubos de agua y extintores de incendios, los tres hombres pudieron contener casi el 90 por ciento de las llamas antes de que llegaran los bomberos para terminar el trabajo”, relató el referido medio.

La rápida respuesta de los cubanos, quienes se suponía estuvieran en Cuba de no ser por la pandemia, evitó que el incendio alcanzara proporciones mayores y provocara más desastres. Por ello, sus esfuerzos fueron agradecidos y elogiados por el resto de los inquilinos y los copropietarios.

De acuerdo con algunos inquilinos que dieron declaraciones a Kaieteur News, estaban tranquilamente en sus apartamentos cuando de pronto escucharon ruidos fuertes que provenían del cuarto piso. Al asomarse vieron humo y luego escucharon gritos de alerta que decían: “¡Fuego! ¡Fuego!”.

Ante esto, la mayoría de ellos entró en pánico y salieron corriendo del edificio. Algunos que corrieron escaleras arriba piensan que los ruidos fuertes provinieron de explosiones de algunos electrodomésticos, apreciación que es coherente con las sospechas de los investigadores, para quienes el fuego puede haber tenido un origen eléctrico.

Pese a la valentía y el rápido accionar de los cubanos, el copropietario del inmueble al que pertenece la oficina dañada estima que sus pérdidas superarán el millón de dólares. Recientemente había renovado el espacio, el cual se mantuvo desocupado en los últimos dos meses como consecuencia de las limitaciones que impone la contingencia sanitaria.