Bolsonaro y Díaz-Canel cruzan acusaciones en Twitter sobre el programa Mais Medicos
Los presidentes cubano y brasileño se ensarzan en una disputa sobre el programa de cooperación médica suspendido.
Bolsonaro y Díaz-Canel cruzan acusaciones en Twitter sobre el programa Mais Medicos
 

Reproduce este artículo

El presidente brasileño Jair Bolsonaro y el gobernante cubano Miguel Díaz-Canel cruzaron acusaciones hostiles en la red social Twitter a  propósito del programa “Más Médicos“.

En noviembre pasado, el gobierno cubano decidió suspender su participación en ese programa, que enviaba miles de profesionales a Brasil para brindar cobertura a grupos vulnerables en áreas de difícil acceso como reacción a las críticas de Bolsonaro sobre el convenio de cooperación.

La semana pasada, al lanzar un nuevo programa que pretende reemplazar al antiguo “Más Médicos”, Bolsonaro aseguró que bajo la fachada de la "cooperación médica" la isla en realidad buscaba “formar núcleos guerrilleros en Brasil”.

También puso en duda la capacidad profesional de los galenos y aseguró que si “los médicos cubanos fuesen tan buenos” podrían haber evitado en el 2013 la muerte del presidente venezolano Hugo Chávez, que fue atendido en La Habana por un cáncer.

Díaz-Canel recogió el guante el sábado y llamó “mentiroso” a Bolsonaro y lo acusó de practicar “servilismo” a Estados Unidos.

“Bolsonaro miente una vez más. Sus vulgares calumnias contra Cuba y el programa Más Médicos jamás podrán engañar al pueblo hermano brasileño”, escribió el gobernante cubano en redes sociales.

Rápidamente, Bolsonaro ripostó a Díaz-Canel, a quien llamó “dictador”, y defendió la transformación del programa médico impulsada por su administración.

“El dictador cubano recibía mil millones de reales –unos $250 millones– por año de Brasil por el trabajo de 10 mil ‘profesionales’ de salud, que vivían en condiciones análogas a la esclavitud”, dijo Bolsonaro.

“El engaño acabó, ahora esos recursos serán utilizados para nuestra salud”, agregó.

Desde su creación en el 2013, bajo el mandato de la entonces presidenta Dilma Rousseff, Más Médicos cubrió las necesidades de salud en regiones rurales de difícil acceso, con población indígena. Estos resultaron perjudicados con la salida de los cubanos en noviembre, ya que el gobierno tuvo dificultades para cubrir rápidamente las vacantes y varios municipios quedaron sin atención médica.