Alexis Valdés ofrece apoyo a Puerto Rico luego de terremotos
Puerto Rico no es sólo un país hermoso, es también un pueblo amistoso y generoso que ha sido hospitalario con tantos cubanos y hermanos de otras tierras, dijo el artista
Terremoto en Puerto Rico

El actor cubano Alexis Valdés publicó hoy un mensaje de condolencia y solidaridad dirigido a los puertorriqueños, quienes en dos días seguidos han sufrido sendos terremotos, con pérdida de vidas y destrozos materiales.

“Quiero manifestar mis condolencias y mi apoyo en lo que sea necesario para ayudar a Puerto Rico que en estos días ha sufrido terribles desastres naturales. Puerto Rico no es sólo un país hermoso, es también un pueblo amistoso y generoso que ha sido hospitalario con tantos cubanos y hermanos de otras tierras (…). Ayudemos a nuestros hermanos boricuas. No les dejemos solos ahora que lo necesitan”, comentó Valdés.


El segundo temblor ocurrió esta mañana con epicentro a un kilómetro de profundidad, según la Red Sísmica de Puerto Rico (RSPR). Aunque inicialmente se emitió una alerta de tsunami para Puerto Rico e Islas Vírgenes, minutos después la RSPR la canceló.

El epicentro de este nuevo sismo se registró sobre el mar, al sur de Guayanilla y al suroeste de Ponce. Se informaron cortes de energía y daños cerca de la costa sur de la isla. Hasta el momento las autoridades informaron la muerte de un hombre de 77 años, mientras que al menos otros ocho resultaron heridos.

La gobernadora, Wanda Vázquez Garced, firmó una declaración de estado de emergencia para la isla, activando así la Guardia Nacional de Puerto Rico.

El lunes un terremoto de magnitud 5,8 en la escala de Richter sembró el pánico en el sur de la isla. Algunas viviendas y vehículos sufrieron daños aparatosos. Hubo cortes en el suministro eléctrico.

Los terremotos se producen más de dos años después de que el huracán María devastara el territorio en septiembre de 2017.

El terremoto más grande que sacudió a la isla fue el de San Agustín, en 1918, que se estima tuvo una magnitud de 7.5, ocurriendo a 5 km fuera de la costa noroeste, en la fosa de Puerto Rico.

Este originó un maremoto con olas de aproximadamente 5,5 metros de alto y las pérdidas relacionadas con el desastre se estimaron en 116 muertes y 4 millones de dólares en daños a la propiedad.