Hieren a cuatro diputados y cortan la luz en Asamblea Nacional de Venezuela

Al menos cuatro diputados opositores resultaron lesionados este martes cuando acompañaban a Juan Guaidó en su ingreso a la Asamblea Nacional de Venezuela, tras reelegirse el domingo como presidente de ese ente de Estado, y se generó una trifulca con efectivos de la chavista Guardia Nacional que les impedían el paso.

Un tuit de la oficina de prensa de la Presidencia de Venezuela, presidida por Guaidó y reconocida por más de 50 países, informó este martes que los parlamentarios heridos son: Desiree Barboza, Luis Lipa, Manuela Bolívar y Elimar Díaz.

A minutos de que Juan Guaidó y varias decenas de diputados opositores lograran ingresar este martes al Palacio Legislativo y retomar el control de la Asamblea Nacional, abriéndose paso entre una trifulca, se cortó la luz en todo el recinto, lo que no impidió la continuidad de la sesión, informaron hoy medios de prensa.

"Cortan la electricidad como si pudieran ocultar la verdad a Venezuela y al mundo", dijo Guaidó, según reportó el diario La Nación.

Tras forcejear con efectivos de la Guardia Nacional que custodiaban el lugar, el opositor y los parlamentarios leales lograron pasar la reja que rodea al Palacio. Hubo empujones en las escaleras de acceso al edificio antes de que pudieran llegar hasta el hemiciclo, añadió el periódico.

 

 

Una vez en el interior, y tras cantar el himno nacional, Guaidó tomó el control de la Asamblea y sostuvo que "la violencia no va a vencer.... Venezuela está primero que todo. Dios bendiga a estos diputados valientes que no se dejan chantajear".

Guaidó fue reelecto el domingo por la mayoría opositora como presidente de la Asamblea Nacional en un improvisado acto que se realizó en un diario del este de Caracas. El líder opositor había convocado a una sesión para debatir los incidentes del fin de semana, dijo La Nación.

Por su parte, el presidente de la directiva paralela de la Asamblea, Luis Parra, quien asumió como presidente en una reunión sin quorum, también había citado a una sesión en el Legislativo.

A Parra lo expulsaron en diciembre del partido opositor Primero Justicia tras ser implicado en un caso de corrupción, y fue juramentado el domingo como jefe del Congreso en una confusa sesión en la que participó un grupo de diputados oficialistas y 17 congresistas que desertaron del bloque opositor.

Así inició la caótica jornada marcada por la violencia y el enfrentamiento entre dos directivas, a primera vista contrarias al presidente Nicolás Maduro, que se disputan el liderazgo del único poder que controla la oposición en el país.

 

 

La Cámara celebró el pasado domingo su primera reunión del año, a la que el líder opositor Juan Guaidó no pudo ingresar tras ser retenido por horas por un cordón de la Policía militarizada.

Sin él y sin varias decenas de legisladores que le respaldan, el diputado Luis Parra, que se declara opositor, aseguró que fue electo como jefe del Parlamento con el apoyo del chavismo, que gobierna desde 1999.

Pero Guaidó declaró esa sesión como nula y lideró otra, en la que resultó reelegido como líder del Legislativo con 100 de los 167 votos en juego.

Para este martes, ambas directivas llamaron a sesiones, pero a los diputados opositores, más de 100 según las cuentas que entregó Guaidó más temprano, un cordón de la Policía militarizada les impidió el paso al Palacio Legislativo, al que llegaron en una caravana de autobuses y vehículos particulares.

En paralelo, Parra y quienes le apoyan -poco más de 40 diputados según la oposición- celebraron una sesión en la que debatieron sobre la escasez de combustible en el país, que cuenta con los mayores depósitos de petróleo en el mundo.

(Con información de Efe)