Suma apoyos propuesta de Estados Unidos de crear un consejo de estado en Venezuela

Estados Unidos hizo una nueva propuesta para lograr la salida de Maduro del poder. Se trata de un Consejo de Estado sin su presencia ni la de Juan Guaidó, hasta que se celebren elecciones, y suspensión de sanciones para PDVSA y funcionarios que hayan ostentado altos cargos
Juan Guaidó y Mike Pompeo
 

Reproduce este artículo

Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos, presentó el pasado el martes 31 de marzo el Marco para la transición democrática en Venezuela. El gobierno estadounidense propuso la creación de un Consejo de Estado que serviría como gobierno de transición y podría convocar elecciones presidenciales libres en Venezuela. Hasta ahora, países como Alemania, Austria, Ecuador, Georgia, Letonia, Croacia y Reino Unido se han manifestado a favor de su ejecución.

Esta propuesta, que cinco días después del pasado 26 de marzo, cuando el fiscal general de Estados Unidos, William Barr, anunció la presentación de cargos formales por narcotráfico y otros delitos contra Maduro, Diosdado Cabello, Tarek El Aissami, Cliver Alcalá y Hugo Carvajal, y recompensas para su entrega entre 10 y 15 millones de dólares, se presenta como una serie de condiciones que tendrían que cumplirse paso a paso y de cuya realización dependería un levantamiento paulatino de las sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea a Venezuela.

De acuerdo con los detalles que dio el secretario Pompeo en rueda de prensa, el Consejo de Estado estaría conformado por cuatro miembros, que elegirían a un Secretario General, un quinto miembro que se desempeñaría como Presidente interino hasta las elecciones, y no puede participar en ellas . La propuesta indica que ni Nicolás Maduro ni Juan Guaidó, reconocido por más de 60 países como presidente interino de Venezuela, pueden ser parte de este Consejo.
 

Los puntos uno y dos del Marco refieren que cuando se organice este Consejo de Estado deberán ser liberados de inmediato todos los presos políticos; y tendrán que salir de Venezuela todas las fuerzas de seguridad extranjeras.

Según el quinto punto, la Asamblea Nacional aprobaría la Ley de Consejo de Estado, para que cada partido o coalición de partidos con más del 25 por ciento de puestos en la Asamblea Nacional elijan a dos personas que formen parte del consejo, a fin de alcanzar el total de cuatro miembros. Una de estas dos personas debe ser un gobernador. Luego, los cuatro miembros electos deben escoger a un quinto miembro, el Secretario General, que ocuparía las funciones de presidente interino hasta que se realicen las elecciones presidenciales, en un plazo de 6 a 12 meses.

El documento del Departamento de Estado, en sus puntos 7 y 8, indica que  una vez se establezca el Consejo de Estado quedarán suspendidas las sanciones que los Estados Unidos aplicaron al Gobierno de Venezuela, a Petróleos de Venezuela, S.A. y al sector petrolero. Cuando el Consejo nombre un nuevo gabinete los Estados Unidos retirarán las sanciones a exmiembros del gabinete que les fueron impuestas por desempeñar sus cargos anteriores.

Los Estados Unidos también prometen retirar las sanciones a miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, del Consejo Nacional Electoral, del Tribunal Supremo de Justicia, que les fueron impuestas por desempeñar los cargos que les fueron asignados. Además se crearía una Comisión de la Verdad y la Reconciliación que investigaría los "actos de violencia graves ocurridos desde 1999" y se aprobaría una amnistía que cubriría todos los delitos, salvo los de lesa humanidad.

Luego de cumplidos estos apartados, Venezuela podría optar a programas de apoyo internacional y se iniciarían negociaciones en el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros organismos multilaterales a tal fin.

El documento subraya que las sanciones culminarían con la celebración de las elecciones parlamentarias y presidenciales. Estos comicios deberían contar con observación internacional.

Apoyos para Guaidó y para el Consejo de Estado

Pompeo, luego de presentar el marco de transición, ratificó su apoyo y el del Gobierno de los Estados Unidos a Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional y reconocido como presidente interino de Venezuela.  Según Pompeo, Guaidó “es el político más popular en Venezuela y creo que ganaría las elecciones. Todo su equipo entiende que Nicolás Maduro tiene que salir de ese puesto y seguimos apoyando el trabajo del verdadero presidente del pueblo de Venezuela, Juan Guaidó”.

Juan Guaidó agradeció la propuesta de Pompeo de crear un Gobierno de Emergencia Nacional y un Consejo de Estado para solventar la crisis en la que se ha envuelto el país, y refirió que esta iniciativa se muestra como “pasos correctos para salvar a Venezuela”.

Por su parte, el ministro para las relaciones exteriores del gobierno de Maduro, Jorge Arreaza, rechazó la iniciativa de Estados Unidos con un: "Venezuela es un país libre, soberano, independiente y democrático, que no acepta, ni aceptará jamás, tutelaje alguno, de ningún gobierno extranjero".

Desde el 31 de marzo, gobiernos como el de Alemania, Portugal, Reino Unido, Lituania Croacia, Macedonia del Norte, Letonia, Georgia, Austria y Ecuador se han mostrado a favor de crear un gobierno de emergencia y un Consejo de Estado para solventar la crisis política, social y económica que vive Venezuela, y, que de acuerdo con expertos, puede incrementarse por los impactos de la COVID-19.