Protestan en el occidente venezolano por escasez de gasolina

La escasez de combustible en el país petrolero emerge nuevos negocios ilegales que protagonizan los funcionarios encargados de “resguardar” y “organizar” la venta de la gasolina
El descontento se multiplica en todo el país
 

Reproduce este artículo

La crisis generalizada en Venezuela se agudizó con la llegada de la pandemia, que trajo más escasez al ya golpeado país suramericano. El combustible sigue siendo un dolor de cabeza en todo el territorio, donde algunos optan por protestar exigiendo que se normalice el vital servicio.

En el estado Lara, al occidente del país, varias manifestaciones se llevaron a cabo en el transcurso del día. Los ciudadanos denuncian que los funcionarios policiales esconden el líquido inflamable para después cobrar en divisas extranjeras.

Los conductores aseguran que más de 700 personas tienen 17 días haciendo la cola para surtir combustible, por eso decidieron cerrar la vía frente a la estación de servicio La Granja, ubicada en la avenida Pedro León Torres, al oeste de Barquisimeto, su capital.

Al otro lado de la ciudad, en la avenida Vargas, otra protesta se llevó a cabo frente a la estación de servicio Barquisimeto-Venezuela. Ahí denunciaron la corrupción de los cuerpos castrenses. Precisaron que cobran en dólares por el servicio VIP, pese a que en ese punto está habilitado el cobro en la moneda nacional -Bolívares fuertes-.

Las filas pueden durar hasta semanas, dependiendo de la cantidad de litros que decidan dispensar los cuerpos de seguridad. Existen dos modalidades aprobadas por el régimen para vender el combustible, en la moneda oficial y devaluada -bolívar soberano- o en divisas -dólares-. Las estaciones en la moneda nacional se agotan rápidamente, mientras la única opción restante es en dólares. 

La escasez de combustible en el país petrolero emerge nuevos negocios ilegales que protagonizan los funcionarios encargados de “resguardar” y “organizar” la venta del escaso combustible que aún queda en el país.

El carburante enviado por Irán en el mes de junio fue un parche de corta duración, que no ha servido para tapar el problema. El incremento de los precios y las tarifas dolarizadas tampoco han solucionado la crisis, sino que incrementaron la corrupción ya galopante en la nación suramericana.

La venta de gasolina en Venezuela es desde la década de 1970 un monopolio estatal que había asegurado que los venezolanos pudieran llenar el tanque sin pagar prácticamente nada.