Michelle Bachelet actualiza aplastante informe contra el régimen venezolano
La alta comisionada para los Derechos Humanos desnudó la realidad de Venezuela, al asegurar que más de 2 mil personas habían sido asesinadas por las fuerzas policiales del régimen en un lapso de ocho meses
La diplomática realiza severas críticas contra el régimen
 

Reproduce este artículo

La alta comisionada para los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Michelle Bachelet, actualizó el informe sobre la situación de Venezuela y acusó nuevamente al régimen de Maduro de coartar el derecho a la vida, a la libre expresión y denunció la crisis humanitaria en el país suramericano.

Este viernes 25 de septiembre, desde el pleno, informó que su oficina registró 711 muertes desde junio hasta agosto por parte de policías estatales, llegando a más de 2 mil muertes en un lapso de 8 meses.

"Me preocupan los altos números de muertes de jóvenes en barrios marginados por las fuerzas de seguridad del Estado. Considero positiva las detenciones de 5 miembros de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) presuntamente responsables de las muertes de dos personas (periodistas) en Zulia el 21 de agosto", sentenció.

Bachelet denunció un patrón que ejecutan los funcionarios pertenecientes a los cuerpos de seguridad en Venezuela: "Tras ejecutar a las víctimas, las roban y manipulan la evidencia para presentar los hechos como un enfrentamiento".

Sobre el derecho a la libre expresión, señaló que su oficina continúa documentando casos de represión en protestas pacíficas en Venezuela, bajo el Estado de Alarma, incluyendo múltiples aprehensiones y dos muertes de manifestantes. 

Arremetió contra la aplicación de la Ley del Odio y dijo que el Estado la utiliza para justificar los ataques a defensores de Derechos Humanos y a trabajadores de la prensa. 

Acusó a las autoridades encargadas de dar los reportes sobre la pandemia, de estigmatizar a los venezolanos que retornar de otros países y exhortó al régimen a mejorar las condiciones de los centros hospitalarios del país, donde constató que no cuentan con insumos ni agua. 

La expresidente de Chile mostró su preocupación por el elevado número de víctimas del personal de salud, producto del Coronavirus y subrayó que la falta de equipos especializados y las pésimas condiciones laborales han contribuido con los decesos.

Precisó que la pandemia ha agravado la emergencia alimentaria que existe el país: "La tasa de desnutrición infantil alcanzó el 15% en julio de 2020. El mayor número de familias acuden a estrategias de supervivencia, incluso dejar de comer para que otro miembro puedan hacerlo".

Referente a la crisis políticas que atraviesa la nación, se mostró preocupada por las últimas decisiones del Tribunal Supremo de Justicia, que según expresó obstruyen las libertades.

Rechazó particularmente el nombramiento no consensuado de las autoridades del Consejo Nacional Electoral, la intervención de sinte partidos políticos y la modificación del mecanisno de selección de representantes indígenas en la Asamblea Nacional, todas ejecutadas por el tribunal de Maduro.

Fue enfática al expresar que no existen garantías para las venideras elecciones de la Asamblea Nacional: "Hago un llamado a seguir trabajando en la construcción de acuerdos para alcanzar condiciones para el desarrollo de procesos electorales creíbles, libres, inclusivos y equitativos", culminó.