Fe y Alegría recurre a voluntarias para suplir falta de docentes en Venezuela

La crisis en Venezuela ha golpeado a organizaciones como Fe y Alegría, a la que le faltan más de 1.700 maestros en todo el país y, para paliar la situación, ha recurrido a 80 madres de alumnos que, como voluntarias, han asumido el rol de docentes, informó este martes el portal venezolano Crónica Uno.

Fe y Alegría es una organización dedicada a la promoción de la educación en sectores pobres, pero su trabajo se ha visto afectado por la grave crisis que enfrenta Venezuela, y las más de 170 escuelas manejadas por la institución han perdido 25 % de su personal docente, mientras que en promedio 30 % de los estudiantes no asisten regularmente a clases, dijo el portal.

“Estamos abordando una educación en emergencia, lo que significa que tenemos que echar mano de la creatividad para dar respuesta en un contexto que cada vez se hace más cuesta arriba”, dice Noelbis Aguilar, directora del programa Escuela de Fe y Alegría.

Aguilar relata que han tenido que redistribuir las tareas, responsabilidades y fusionar secciones, lo que hace que el personal que queda se agote más rápido.

Fe y Alegría atiende a 97.783 niños y adolescentes. Pero el año pasado eran 110.000.

 

 

Aguilar indica que muchos se fueron del país, otros se cambiaron de plantel, y de lo que sí está segura es de que hay 2.295 niños que este año escolar no formalizaron la inscripción.

“No sabemos dónde están”, añade.

Contabilizan más de 9.000 niños dejados atrás, que están a cargo de un tercero porque sus padres emigraron.

“Todos los días hacemos milagros”, añade Aguilar.

En muchas escuelas el horario de clases se mide por la cantidad de agua que tenga disponible la escuela. Los niños deben llevar un litro cada día para permanecer durante el día en la institución, añadió el informe de Crónica Uno.

Sin precisar cuántas, Aguilar señala que hay escuelas cuyos horarios son limitados, ante la falta de servicios y maestros.

Según la última medición de octubre, Fe y Alegría tiene 1.765 vacantes de maestros. Para tratar de paliar la situación, cuentan con 80 mamás voluntarias que están ocupando esos cargos.

“Desarrollamos proyectos pilotos, conjuntamente con el programa de Educación Superior de Fe y Alegría, donde estas personas pasaron por un proceso de 50 horas de formación, lo que permite desarrollar algunas herramientas para poder abordar a los estudiantes", destaca Aguilar.

 

 

En Guayana, 80 % de personal docente de la escuela, son madres y hermanos bachilleres, dice la fuente.

En abril de 2019, Crónica Uno publicó un reportaje en el cual contabilizó que 40 madres daban clases en las 26 escuelas de Fe y Alegría ubicadas en Caracas.

Los maestros de Fe y Alegría no se han unido a los paros de docentes convocados desde octubre por los gremios y sindicatos.

“No nos hemos paralizado, la crisis nos ha paralizado”, señala Aguilar,

Sin embargo, tanto maestros como padres y representantes han intentado reunirse con el ministro de Educación, Aristóbulo Istúriz.

Han hecho manifestaciones y reclamos públicos, pero siguen sin respuestas.

“Los docentes estamos cansados, agotados, decepcionados, de no tener respuesta concreta a las múltiples acciones que hemos realizado”, lamenta Rafael Peña, director de la escuela San José en Antímano.

El Ministerio de Educación adeuda por ajuste salarial: 40 % establecido en la convención colectiva de octubre de 2018; 60% de aumento de enero, 40 % de abril y 40 % de octubre de este año. Peña advierte que en la actualidad un docente no percibe ni un salario y medio, detalló el portal.