Otro sismo de magnitud 5,20 pone nuevamente en alerta a puertorriqueños
Las escenas de pánico entre los residentes de los municipios del sur volvieron a recordar el miedo desencadenado el pasado martes por un sismo de magnitud 6,4
Graves daños dejaron los temblores del pasado 7 de enero en Puerto Rico
 

Reproduce este artículo

Un sismo de magnitud 5,2 sacudió el sur de Puerto Rico este viernes y puso de nuevo nerviosa y en alerta a la población, que aún se esfuerza por reponerse del fuerte temblor del pasado 7, que dejó un muerto y cuantiosos daños en la infraestructura del país.

CNN en Español, que citó al Servicio Geológico de Estados Unidos, dijo que el foco sísmico tuvo una profundidad de 10 km, y el epicentro estuvo ubicado a 5,2 kilómetros al norte-noreste de Indios y a 23,6 kilómetros al este-noreste de Ponce.

Los sismólogos estadounidenses ajustaron la magnitud a 5,2, que inicialmente fue reportarla en 5,4, detalló CNN.

El nerviosismo cundió entre los puertorriqueños que viven en la zona afectada por el nuevo temblor, registrado a las 18:30 hora local (22:30 GMT).

Las escenas de pánico entre los residentes de los municipios del sur volvieron a recordar el miedo desencadenado el pasado martes, cuando cerca de la 4:30 de la madrugada un sismo de magnitud 6,4 provocó un brusco despertar de la población.

Medios locales reproducen en grabaciones la reacciones de las personas hoy, tras el terremoto de magnitud 5,2 que hizo temblar edificios hasta en la capital, San Juan, en el norte de la isla, justo en la punta opuesta al lugar más cercano al epicentro.

 

 

Las personas no podían contener el llanto ante este nuevo temblor, de gran intensidad pero que supone uno más de las decenas sentidos, en especial en el sur, tras el pasado 28 de diciembre, cuando comenzó una actividad sísmica que la población no ve la hora de que termine.

El sismo de hoy refuerza el sentimiento de inseguridad entre la población, lo que ha provocado que desde el martes miles de personas vivan en la calle, temerosas de que sus viviendas se vengan abajo con nuevos temblores.

Otra noche miles de puertorriqueños se preparan para pasarla en la calle en dormitorios improvisados, lo que ha generado una sensación de ansiedad causa de desórdenes entre la ciudadanía.

Una de las razones es la precariedad de miles de viviendas construidas sin permiso alguno en la isla, hasta 200.000 según cálculos extraoficiales.

Además, cerca de 150.000, muchas de ellas construidas irregularmente, se levantan sobre finas columnas sin robustez para soportar los temblores de los últimos días.

El director de la Red Sísmica, Víctor Huérfano, señaló que la población debe entender que el último sismo de hoy forma parte del proceso desencadenado tras el terremoto del martes y que la situación continuará durante varios días.

El nuevo temblor de magnitud 5,2 se sintió este viernes en todo Puerto Rico.

(Con información de Efe)

Tags