Sepelio de opositor se convierte en grito de protesta contra Ortega en Nicaragua

El entierro de un nicaragüense que, según las autoridades policiales, era miembro de una banda criminal, pero que según testimonios de pobladores de Masaya (oeste), era un opositor contra el Gobierno, se convirtió este martes en un espacio de protesta contra el régimen de Daniel Ortega.

Un reporte del diario digital Confidencial, dijo este martes que cientos de pobladores acompañaron el cortejo fúnebre de José Isaías Ugarte López, alias “Chabelo”, acribillado el domingo en un retén policial en una calle que conduce a Niquinohomo (oeste).

La versión de las autoridades es que Ugarte era miembro de una peligrosa banda criminal que murió a tiros al huir de un primer tiroteo en Masaya con la policía, la noche del sábado, y no respetar la señal de alto en el retén señalado.

Pero lugareños dijeron a periodistas que él fue rastreado y asesinado por las fuerzas policiales, ya que él había participado activamente en las protestas contra Ortega, en abril de 2018.

“¡Democracia sí, dictadura no!”, “¡De que se van, se van!”, “¡Viva Nicaragua libre!”, gritaban las personas que acompañaron el cortejo hasta el cementerio, según Confidencial.

 

 

Patrullas de la Policía acompañaron a cierta distancia la marcha fúnebre, que se desvió en una ocasión para evitar un retén policial, detalló el periódico.

“¡Isaías no murió, el Gobierno lo mató!”, gritaban también los pobladores.

Según Confidencial, Jerónima de los Ángeles Oporta, esposa de Ugarte, aseguró que “el Gobierno mató” a su marido, a quien calificó de ser un ciudadano honorable y trabajador, que “honradamente se buscaba el sustento de nuestros tres hijos (menores de edad)”.

Ugarte era técnico en electricidad, detalló Confidencial.

Él fue una de las cinco víctimas mortales que dejaron dos operativos policiales realizados en Masaya, el pasado fin de semana. Tres civiles y dos agentes —los suboficiales Luis Alexander Mendieta Alemán y Carlos Alberto Suce Ortiz— murieron como resultado de dos enfrentamientos armados, en dos escenarios distintos.

“¡José Isaías Ugarte, presente!”, gritaron en repetidas veces quienes participaron en el el cortejo, luego que terminó la misa de cuerpo presente en la capilla El Calvarito de San Jerónimo, a pocas cuadras de la vivienda de Ugarte en el barrio El Carmen, en Masaya.

 

 

“¡Comandante Chabelo, presente!”, “¡Chabelo, amigo, el pueblo está contigo!”, “¡Daniel, escucha, seguimos en la lucha!”, gritaron desde el templo los acompañantes del cortejo fúnebre, hasta el cementerio norte de Masaya, donde fue enterrado Ugarte.

El ataúd fue adornado con una bandera de Nicaragua, aseguró el informe periodístico.

La esposa agregó que su marido huyó de su vivienda en julio de 2018, cuando paramilitares y policías orteguistas desataron la Operación Limpieza, para levantar las barricadas en toda Nicaragua, durante la rebelión ciudadana ocurrida ese año.

“Él se fue porque sabía que vendrían por él, y no nos quería exponer, aunque la Policía siempre vino a molestarnos”, refirió la viuda.

Según las autoridades, “Chabelo” poseía antecedentes de tentativa de violación y tenencia ilegal de armas. Sin embargo, en el sistema de consultas del Poder Judicial, Ugarte no aparece con antecedentes delictivos.

Familiares de Cárdenas Ortiz denunciaron que este no pertenecía a ninguna banda delictiva, y para confirmarlo presentaron un récord policial limpio, aseguró Confidencial.