Régimen de Nicaragua acusa a dos periodistas y una ex primera dama de conspiración

Los periodistas nicaragüenses Miguel Mora y Miguel Mendoza, y la ex primera dama María Fernanda Flores, están bajo investigación por "conspirar contra la integridad nacional".
Ortega-Arrestos
 

Reproduce este artículo

Los periodistas nicaragüenses Miguel Mora y Miguel Mendoza, y la ex primera dama María Fernanda Flores, fueron acusados este 1 de septiembre por la Fiscalía nicaragüense del delito de conspiración.

La investigación en curso los señala como presuntos autores del delito de conspiración para contra la integridad nacional, de conformidad con los artículos 410 y 412 del Código Penal, en perjuicio de la sociedad y el Estado.

Fiscalía aseguró que un juez decretó la medida de prisión preventiva para los tres procesados luego de que un juez, cuyo nombre no precisó, llevara a cabo las audiencias preliminares el martes.

Mora, fundador, propietario y ex director del canal de televisión 100 % Noticias, clausurado por el régimen luego de las protestas de 2018, había anunciado sus intenciones de aspirar a la presidencia por el opositor Partido Restauración Democrática (PRD), al que el Consejo Supremo Electoral, controlado por los sandinistas, despojó de su personalidad jurídica.

El periodista estuvo encarcelado durante seis meses (entre diciembre de 2018 y junio de 2019) acusado de “fomentar e incitar al odio y la violencia” tras la revuelta popular contra el régimen de Ortega, que el Gobierno calificó de “golpe de Estado”.

Nuevamente cayó en prisión el 20 de junio de este año para ser investigado por supuesta traición a la patria.

Miguel Mendoza es un periodista deportivo que publica comentarios políticos en sus redes sociales, la mayoría críticos de Daniel Ortega, a quien en uno de sus últimos mensajes en Twitter tildó de “paria internacional” y comparó la ola de arrestos en Nicaragua con los secuestros ordenados por el narcotraficante colombiano Pablo Escobar “en sus últimos años de terror”.

Mendoza fue arrestado el pasado 21 de junio, al igual que la política opositora María Fernanda Flores Lanzas, esposa del ex presidente nicaragüense Arnoldo Alemán (1997-2002).

Flores de Alemán, que fue destituida como diputada por el opositor Partido Liberal Constitucionalista (PLC) el 26 de noviembre pasado, permanece en su casa bajo custodia policial.

La víspera, el Gobierno anunció que investigaría a dos exguerrilleros sandinistas críticos de Ortega y dos personalidades de la oposición bajo los mismos cargos de Mora, Mendoza y Flores de Alemán.

Según el Código Penal, las penas establecidas por la supuesta comisión de estos delitos oscilan entre 10 y 15 años de prisión, e inhabilitación absoluta por el mismo periodo, de desempeñar cargos públicos.

Los abogados defensores han denunciado una presunta violación al debido proceso en esos casos, bajo el argumento de que las audiencias preliminares se han celebrado de manera secreta y no han sido notificados para representar a sus clientes.