Exbeisbolista nicaragüense de las Grandes Ligas se vuelve opositor a régimen de Ortega

El exbeisbolista nicaragüense de las Grandes Ligas, Dennis Martínez, primer latinoamericano en lanzar un juego perfecto, ha tomado distancia del régimen de Daniel Ortega y se ha vuelto oficialmente un opositor, debido a las violaciones a los derechos humanos sucedidas en Nicaragua desde el levantamiento civil contra el Gobierno sandinista, en abril de 2018.

En días recientes Martínez se unió como presidente honorario al movimiento opositor Conexión NICA-USA, que aglutina a grupos de nicaragüenses asentados en al menos diez Estados en EE. UU.

"Para nosotros es un gran aporte, la participación (en la oposición) de alguien como Dennis Martínez viene a fortalecer, porque es un ciudadano sin acciones políticas reprochables, es una voz que llega largo, un deportista de trayectoria que lleva un mensaje de unidad", dijo a Efe el miembro del Consejo Político de la Alianza, Jesús Teffel.

Hasta el estallido popular contra Ortega, en abril de 2018, el Gobierno de Nicaragua mostraba de forma constante su aprecio por Martínez, al que honró en 2017 otorgando su nombre al Estadio Nacional del país, uno de los parques de béisbol más modernos de Latinoamérica.

 

 

Sin embargo el expelotero tomó distancia debido al saldo mortal de los ataques armados de las fuerzas gubernamentales contra los manifestantes.

El 30 de mayo de 2019, Martínez pidió al Gobierno no usar el estadio que lleva su nombre para propósitos represivos, según reportes periodísticos de esa fecha.

“Me duele saber que el estadio nacional que lleva mi nombre se esté ocupando para fines de violencia, afectando a mis hermanos nicaragüenses. (El estadio es) un lugar donde yo soñaba para que los nicaragüenses nos reuniéramos a disfrutar del deporte, que llevo en mi corazón”, dijo Martínez en un comunicado enviado a El Nuevo Diario.

Datos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) indican que al menos 328 personas han muerto en el marco de la crisis de Nicaragua, aunque organismos humanitarios locales elevan la cifra a 684.

El expelotero criticó también los ataques por parte de las fuerzas de Ortega contra la Iglesia católica, institución que desde el alzamiento civil se solidarizó con quienes eran reprimidas por el Gobierno.

 

 

“Algo que no me gusta y que estoy viendo es que no se ha respetado a la Iglesia y quiero pedir que se respete. Eso que se hace de menospreciar y alterar el orden de las iglesias, deben buscar respetar”, señaló el deportista, según reseñó en su momento el diario Havana Times.

El exlanzador cinco veces "todos estrellas", que suele apoyar al deporte de su país, tiene una de las historias de recuperación más impresionantes para un atleta nicaragüense, ya que pasó de arriesgar su carrera deportiva a causa del alcohol a coronarla con un juego perfecto con los Expos de Montreal ante los Dodgers de Los Ángeles, el 28 de julio de 1991, el primero ejecutado por un latinoamericano.

Martínez es además el segundo lanzador latinoamericano con más victorias en la MLB, y una de las personas más admiradas de Nicaragua, donde es considerado el mejor beisbolista de su historia.

Martínez, primer pelotero nicaragüense en la MLB, lanzó para los Orioles de Baltimore, los Expos de Montreal, Marineros de Seattle y Bravos de Atlanta entre 1979 y 1998.

(Con información de Efe)