ONU: detención de opositores en Nicaragua socava la legitimidad del régimen

Varias organizaciones internacionales, entre ellas Naciones Unidas y la OEA, expresaron su preocupación por los arrestos de candidatos a la presidencia y pidieron su inmediata liberación.
Murillo-Ortega
 

Reproduce este artículo

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) advirtió este 10 de junio que las acciones del Gobierno de Nicaragua contra políticos opositores pueden “socavar” la “confianza de la ciudadanía” en las elecciones generales de noviembre.

Así lo expresó el portavoz de la Secretaría General de la ONU, Stéphane Dujarric, quien aseveró que el secretario general, António Guterres, se encuentra “muy preocupado” por las recientes detenciones de cuatro políticos opositores al régimen sandinista y la invalidación de sus candidaturas.

Guterres reiteró sus peticiones de un acuerdo sobre medidas encaminadas a un proceso electoral “creíble, participativo e inclusivo” e instó a respetar las obligaciones internacionales de Derechos Humanos, según relató el portavoz.

Asimismo, el secretario general reclamó la liberación “inmediata” de los opositores detenidos, quienes, como demandó, deben ver restituidos sus derechos políticos.

En las últimas dos semanas, las autoridades han detenido a cuatro opositores. La primera en ser arrestada, acusada de un supuesto delito de blanqueo de dinero, fue Cristiana Chamorro, hija de la expresidenta Violeta Barrios (1990-1997), seguida de Arturo Cruz, por “atentado contra la sociedad y los derechos del pueblo”. A ellos se les unieron en las últimas 48 horas Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro.

Este miércoles la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos condenaron en un comunicado conjunto la persecución contra los opositores y pidieron su inmediata liberación.

Señalaron que “la persecución penal en contra de los precandidatos y la precandidata de la oposición presentan varios elementos que violan el derecho a la libertad personal, el principio de legalidad, la presunción de inocencia, el derecho a ser juzgado por un tribunal o juez imparcial, así como otras garantías del debido proceso”.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos impuso nuevas sanciones económicas contra cuatro ciudadanos nicaragüenses, entre los cuales está Camila Ortega Murillo, hija del presidente, Daniel Ortega.

Asimismo, el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price, abrió su rueda de prensa diaria de este miércoles reclamando a Ortega y al Gobierno nicaragüense que ponga en libertad de “inmediato” a los cuatro opositores y otros líderes arrestados en la “creciente ola de represión” de la última semana.

También se refirió a las sanciones impuestas por Washington que, como agregó, reflejan que “hay costos para quienes son cómplices de la represión del régimen”.

“Ortega se está convirtiendo en un paria internacional alejándose cada vez más de la democracia”, continuó, para sentenciar que no dudarán en poner en marcha herramientas adicionales para “hacer que los miembros del régimen rindan cuentas”.