México responsabiliza a banda La Línea por matanza de mormones
El gobierno mexicano señaló a la banda de narcotraficantes La Línea como presuntos responsables de la masacre contra miembros de la familia mormona LeBarón, en la que murieron tres mujeres y seis niños.
Ebrad dijo que se hará justicia contra los responsables

El gobierno mexicano señaló a la banda de narcotraficantes La Línea como presuntos responsables de la masacre contra miembros de la familia mormona LeBarón, ocurrida el lunes al norte de México, en la que murieron tres mujeres y seis niños.

El ataque ocurrió en el contexto de una disputa que sostiene el grupo con la banda conocida como Los Salazar, vinculada según la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana con el Cartel de Sinaloa. Las víctimas, al parecer, cayeron sin saberlo en medio de esta reyerta mafiosa.

Homero Mendoza Ruiz, jefe del Estado Mayor de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), dio a conocer hoy la información durante un informe sobre las investigaciones del ataque.

Las dos pandillas se enfrentaron en una localidad de Sonora horas antes de ocurrir la matanza. Los cabecillas de La Línea enviaron partidas armadas a bloquear las carreteras que comunican Sonora con Chihuahua para evitar la huida de sus antagonistas. Por una de ellas andaba el convoy de los LeBarón, que cayó en la celada.


 


La Línea forma parte del Cartel de Juárez y está formada, entre otros, por pandilleros mexicanos deportados de Estados Unidos. En la década pasada fue el mayor opositor al intento de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, por apoderarse de las rutas de narcotráfico en la frontera norte de Chihuahua.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, aseguró la víspera que “no habrá impunidad” en el asesinato. En una visita a la zona del ataque en el norteño estado mexicano de Sonora con miembros del gabinete de seguridad, Ebrard dejó en claro “la convicción y resolución del Gobierno de México” de llevar ante la Justicia a los responsables de este homicidio.

Su jefe, el presidente Andrés Manuel López obrador, enfrenta críticas por lo que sus adversario consideran una política errática y blanda hacia el crimen organizado, más llamativa si se la compara con su discurso electoral, con el que prometió no dar cuartel a narcotraficantes y mafiosos.

Hace poco fue ridiculizado por la prensa nacional y sus opositores al dejar en libertad a Ovidio Guzmán López, “El Ratón”, hijo del famoso capitán del narco Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, preso en Estados Unidos bajo diversos cargos.