Masacre de mormones perturba a comunidad internacional
Grupos mafiosos asesinaron a miembros del clan mormón LeBarón en el norte de México, la mayor parte de los muertos fueron menores de edad.
La mayor parte de los asesinados fueron niños
 

Reproduce este artículo

 

Al menos nueve muertos, seis de ellos niños, es el saldo definitivo de la masacre de la familia mormona LeBarón, tras ser emboscados este lunes por un grupo armado al norte de México, informó hoy el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo.

Hay seis menores heridos, aunque no de gravedad, y una más aparentemente desaparecida, agregó Durazo durante la alocución diaria del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, quien lo convocó para que diera explicaciones al público.

La mayoría de las víctimas son estadounidenses que viajaban hacia el norteño estado de Chihuahua. Tres autos formaban el convoy que conducían otras tantas madres, quienes provenían de una comunidad mormona en Sonora transportando 14 niños. Todo indica que los asesinos pertenecen a alguno de los carteles que controlan la zona, aunque no hay confirmación de las autoridades.

Era un viaje que realizaban rutinariamente, según Julián LeBarón, porque en ambas localidades están establecidos miembros de la familia que forman parte de la Colonia homónima, una rama fundamentalista de mormones que se estableció en la zona a inicios del siglo XX.

Obrador insistió en que todavía se reúne la información para determinar lo que sucedió en la zona. "Que no se elaboren hipótesis a la carrera, con prisa, y se vaya a cometer una imprudencia" insistió.

 

El mandatario mexicano enfrenta críticas por lo que sus adversario consideran una política errática y blanda hacia el crimen organizado, más llamativa si se la compara con el discurso electoral del Obrador, quien prometió no dar cuartel a narcotraficantes y mafiosos.

Hace poco fue ridiculizado por la prensa nacional y sus opositores al dejar en libertad a Ovidio Guzmán López, “El Ratón”, hijo del famoso capitán del narco Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, preso en Estados Unidos bajo diversos cargos.

El inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump, ofreció ayuda a Obrador para aclarar este caso, si bien no precisó qué tipo de auxilio iba a prestar a México. En respuesta, su homólogo mexicano dijo que revisará los convenios con ese país para determinar en qué puede haber colaboración, aunque descartó que se permita la presencia de agentes estadounidenses en territorio mexicano.

En 2009 un miembro del clan LeBarón fue secuestrado en la misma zona. Tras una campaña de denuncias en la prensa nacional e internacional, sus captores lo pusieron en libertad, ante la negativa de sus familiares de pagar el rescate (un millón de dólares). Pero meses después otros dos jóvenes no corrieron con la misma suerte, pues los asesinaron tras el secuestro.