¿Qué se esconde detrás de los misteriosos paquetes con semillas que llegan a hogares de EE.UU?
Según ha reportado el Departamento de Agricultura de EE.UU y autoridades sanitarias de Canadá, Reino Unido y Australia, ciudadanos de estos países han recibido paquetes de semillas, enviados principalmente desde el correo estatal de China y con remitentes falsos
Aunque USDA está analizando muestras de semillas, estimó que se trata de una forma de scam llamada brushing. (Departamento de Agricultura de Ohio). Foto tomada de Infobae
 

Autoridades de varios estados comenzaron a reportar en el pasado mes de junio al Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), que muchos residentes en diferentes partes del país recibían unos paquetes con semillas enviados desde China, acompañados de mensajes sin sentido, aunque curiosamente similares.   

Hasta el momento se han identificado alrededor de 14 tipos diferentes de semillas de mostaza, campanillas, col, rosas, romero… Ante la alerta, la USDA empezó a compilar información relacionada y ha registrado esta incidencia en los 50 estados del país, indicando la advertencia a nivel nacional que no se deben comer estas semillas, sembrarse y de recibir un paquete, rápidamente es necesario realizar la denuncia.

Según un reporte publicado por Infobae, un número considerable de estadounidenses han recibido las semillas, sin nunca haber ordenado estos envíos a través de China Post. (Departamento de Agricultura del estado de Washington).

El caso generó una gran repercusión internacional y autoridades agrícolas de otras naciones comenzaron a establecer contacto con la USDA. Canadá, el Reino Unido y Australia también han reportado la llegada de estos envíos, originarios mayoritariamente de China, pero otros provenientes de Malasia, Uzbekistán, Emiratos Árabes Unidos y las Islas Salomón, informó The Wall Street Journal (WSJ). Actualmente los cuatro países investigan el misterio de los paquetes.

La semana anterior la Agencia de Inspección de Alimentos de Canadá advirtió a la ciudadanía que “no había debía plantar esas semillas” y el gobierno del Reino Unido anunció que investigaba “los paquetes de semillas entrados al país con una declaración de aduanas que los identificaba como 'broches de aretes'”. En tanto, una vocera del Departamento de Agricultura, Agua y Medio Ambiente de Australia mencionó a WSJ que “se habían puesto en marcha una investigación sobre correos con semillas no solicitadas”.

El gobierno de Estados Unidos exigió información a China. El vocero del Ministerio de Asuntos Exteriores, Wang Wenbin, refirió que “los remitentes en las etiquetas del correo estatal chino que USDA había enviado como muestras eran falsos”.

De acuerdo a una nota de CNN citada por Infobae, “Beijing también solicitó que el servicio postal estadounidense (USPS) regresara los paquetes a China para una pesquisa oficial. USPS no ha hecho declaraciones al respecto excepto que se encuentra en consulta con otros organismos federales, estatales y locales”.

Entre las preocupaciones se alerta que las semillas “podrían ser especies invasoras que amenazaran a la flora y los cultivos locales, introducir enfermedades, o dañar al ganado”, entre otros aspectos. No obstante, CNN indicó que la USDA “no tiene pruebas de que los paquetes sean algo más que una forma de scam llamada cepillado (brushing)”.

Un presunto vendedor genera cuentas falsas dirigidas a domicilios reales, para fingir ventas, y “aumentar” así el volumen de su negocio en sitios de comercio electrónico minorista. La transacción queda registrada con los indicadores del envío postal.

“Otras veces se hackean las cuentas de compradores reales y se le agregan numerosas operaciones, que no se cobran, pero permiten mostrar una actividad que hace que el vendedor suba en el ranking de los buscadores, de manera tal que sus artículos aparezcan entre los primeros de la lista de resultados. Otras veces se paga a las personas para que hagan compras y reseñas falsas”, precisa Infobae.

El origen del engaño se ha relacionado con “el sistema de jerarquización de los comerciantes en las plataformas masivas como Amazon, eBay, Etsy o Alibaba”, con el objetivo de posicionarse entre los mejores a partir de la acumulación de operaciones y sus reseñas.

La investigación sobre los enigmáticos paquetes de semillas involucra actualmente en Estados Unidos al Departamento de Agricultura, su Servicio de Inspección Sanitaria de Animales y Plantas (APHIS), la división de Aduana y Protección de Fronteras del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y la Agencia Federal de Investigaciones (FBI).