Presentan proyecto de ley que prohibiría usar celulares a menores
El senador John Rodgers introdujo esta semana una iniciativa de ley en Vermont que aboga por hacer ilegal el uso y posesión de un celular por menores de 21 años
Senador estatal de Vermont John Rodgers
 

Reproduce este artículo

Cosa curiosa, pero con puntos de razón. El senador estatal de Vermont John Rodgers introdujo esta semana una iniciativa de ley en la Cámara Alta de esa demarcación que aboga por hacer ilegal que cualquier persona menor de 21 años use o posea un teléfono celular.

El proyecto S.212 pide que dicha posesión o uso sea considerado en el estado un delito menor, punible con un máximo de un año en prisión y una multa de mil dólares.

Si bien puede parecer ilógico, el legislador justifica su iniciativa en el hecho de que el uso del teléfono celular mientras se conduce es una de las principales causas de accidentes de tránsito y, derivado de ello, de muerte de adolescentes.

Asimismo, sostiene el proyecto de ley, los jóvenes usan frecuentemente sus dispositivos móviles para intimidarse y amenazarse entre sí, lo cual ha sido relacionado con los suicidios.

“Internet y las redes sociales, a las que se accede principalmente a través de teléfonos celulares, se utilizan para radicalizar y reclutar terroristas, fascistas y otros extremistas. Los teléfonos celulares a menudo han sido utilizados por tiradores masivos de edades más tempranas para la investigación de tiroteos anteriores”, dice el proyecto, citado por The Barre Montpelier Times Argus, diario matutino que circula e informa a la región capital de Vermont.

En declaraciones a ese medio, Rodgers, impulsor de la iniciativa, reconoció que sólo presentó el proyecto para llamar la atención sobre lo que considera algo importante. “No pienso que vaya a pasar. Probablemente no votaría por mí mismo”, dijo.

Su intención, a la vez de alertar sobre los peligros reales del uso del celular, es protestar contra decisiones del legislativo del estado que atentan contra los derechos consagrados por la Segunda Enmienda de la constitución estadounidense.

La actual Legislatura senatorial de Vermont ha concluido que los menores de 21 años “no son lo suficientemente maduros” para poseer armas de fuego, fumar cigarrillos o beber alcohol, y lo mismo debería aplicarse al uso de teléfonos celulares, afirma el proyecto de Rodgers, quien no está de acuerdo con que recientemente se haya aumentado la edad para fumar a 21 años y se prohibiese a los menores de esa edad comprar un arma a menos que tomen un curso de seguridad.

Según Rodgers, con la información que presenta en su proyecto se demuestra que un celular puede ser mucho más peligroso que un arma, por lo que si la Legislatura “parece empeñada en quitar nuestros derechos de la Segunda Enmienda”, debería también prohibir el uso y posesión de estos dispositivos.

El aparente motivo de inspiración de la iniciativa puede ser cuestionado por todos aquellos que abogan por un mayor control de armas en Estados Unidos. Pese a la información contenida en el proyecto, puede calificarse de delirante el comparar un celular con un arma de fuego.

Sin embargo, el curioso proyecto legislativo tiene puntos de razón, ya que, armas aparte y sin meterlas a la fuerza en la ecuación, los celulares, y las apps más utilizadas a través de ellos, han generado peligros, distracciones y prácticas que ciertamente conllevan a abusos, suicidios, asesinatos y otros males que la sociedad contemporánea adolece, fruto de su creciente descomposición.