Pelosi anuncia acusación formal para destituir al presidente Donald Trump

Nanci Pelosi, Presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, pidió este jueves a los legisladores de ese país que comenzaran a redactar los cargos para el proceso de juicio político (impeachment) contra Donald Trump como ejecutivo del gobierno.

La mujer acusó al presidente de abusar del poder de su cargo en beneficio propio.

“En las últimas semanas, el pueblo estadounidense ha escuchado el testimonio de servidores públicos de carrera verdaderamente patrióticos, distinguidos diplomáticos y héroes de guerra condecorados. Los hechos presentados son indiscutibles. El presidente ha incurrido en abuso de poder”, escribió en Twitter.

“El abuso de poder del presidente socava nuestra seguridad nacional y pone en peligro la integridad de nuestras elecciones. Sus acciones desafían tanto la visión de nuestros fundadores como su propio juramento”, añadió, y dijo que Trump representa “una amenaza continua para nuestra democracia”.

Pelosi señaló que la actitud de Trump “no nos deja otra opción que actuar”, y pidió que se procediera con el juicio político.



Ante la noticia, el presidente reaccionó desestimando el asunto.

“Los demócratas radicales de izquierda no hacen nada, anunciaron que van a tratar de acusarme por NADA. (…) ahora cuelgan sus sombreros en dos llamadas telefónicas totalmente apropiadas (perfectas) con el presidente ucraniano. Esto significará que el acto de juicio político más importante y rara vez utilizado se utilizará de forma rutinaria para atacar a los futuros presidentes. Eso no es lo que nuestros Fundadores tenían en mente. Lo bueno es que los republicanos NUNCA han estado más unidos. ¡Ganaremos!”, dijo en un mensaje público.

 

 

La Cámara basa sus acusaciones en un informa de cerca de 300 páginas de la Comisión de Inteligencia, que incluye testimonios de testigos, cronologías y registros telefónicos.

Poco después aseguró que Pelosi había tenido “un ataque de nervios” y le recomendó que ayudara a las personas sin hogar en su distrito.

Tras la petición formal, una Comisión Judicial redactará los cargos contra el presidente. Luego la Cámara de Representantes tendrá que votar sobre la destitución. El próximo paso sería en el Senado— controlado por los republicanos. Allí se desarrollaría el juicio, aunque Trump se muestra confiado en que conseguirá el apoyo de los senadores para continuar en su cargo.

Si el Senado no aprueba la destitución, Trump seguiría como presidente aunque la Cámara se oponga. El proceso ganó fuerzas a raíz del escándalo conocido como “Ucraniagate”. El 24 de septiembre Nancy Pelosi aceptó activar el proceso de destitución. El 31 de octubre la Cámara de Representantes decidió dar inicio formal a la investigación, y hacerlo a través de audiencias abiertas.