Por suerte para los hijos de la desesperada madre, los salvó Phillip Blanks, un ex receptor de una universidad del sur de California. La mayor captura del marine fue salvar la vida de los niños, arrojados desde el balcón en medio del incendio de un apartamento en Phoenix, Arizona ...