La hipocresía de Pelosi: atrapada violando ordenanzas del COVID en salón de belleza
En un video se puede ver a la belicosa presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en una peluquería de San Francisco, el pasado lunes, recibiendo los servicios de un estilista, a pesar de que el gobierno local ha mantenido desde marzo cerrados los salones de belleza por el COVID-19.
Nancy Pelosi
 

Una exclusiva periodística de la cadena Fox News puso al desnudo la hipocresía y la doble moral de los líderes del Partido Demócratas, al revelar un video en el que se puede ver a la belicosa presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en eSalon, una peluquería de San Francisco el pasado lunes recibiendo los servicios de un estilista, a pesar de que el gobierno local ha mantenido desde marzo cerrados los salones de belleza por el COVID-19.

Una cámara de vigilancia grabó a Pelosi violando las disposiciones legales y caminando por el interior del establecimiento en San Francisco sin usar una máscara, tal y como está establecido, mientras que el estilista que la está peinando y que se ve en el video siguiéndola por el salón sí está usando una.

A los salones de belleza de San Francisco apenas se les autorizó a trabar a partir de este martes, pero sólo al aire libre. Lo que significa que Pelosi no sólo estaba usando el servicio de un salón que no estaba autorizado a atenderla dentro, sino que además ella violaba las ordenanzas legales al no usar mascarilla.

Lo curioso, es que Pelosi ha sido una de las más rabiosas impulsoras de mantener los negocios cerrados, al mismo tiempo que ha liderado los esfuerzos en la cámara de representantes para impedir que se apruebe el segundo paquete de ayuda que el senado ya aprobó y los demócratas de la cámara rechazaron.

Pelosi, que se ha convertido en una burócrata profesional, y que nunca ha trabajado ni sabe lo que significa construir un negocio y hacerlo funcionar, al mismo tiempo que se ha enriquecido a costa de los años que lleva en Washington, ha demostrado cómo los políticos como ella usan el poder para su beneficio personal.

La propietaria del salón, Erica Kious, le reveló a Fox News todos los detalles de lo sucedido, y aseguró que lo hacía por “lo que todos en mi industria y mi ciudad están pasando en este momento”.

KIious le dio a Fox News una captura de pantalla del mensaje de texto de uno de sus estilistas, que decía "Estaré allí a las 2:45 mañana. La asistente de Pelosi me acaba de enviar un mensaje para que le peine ".

Kios explicó que se sentía sorprendida por lo que estaba sucediendo y se preguntó: “¿Qué debo hacer?"  Visiblemente molesta por lo ocurrido, explicó que ella no puede controlar lo que hacen sus estilistas en tiempos donde no les puede pagar, y aseguró que Pelosi “siente que puede hacer sus cosas, mientras nadie más puede entrar, y yo no puedo trabajar (…) Se supone que debemos admirar a esta mujer, ¿verdad? Es simplemente perturbador".

El vocero de Pelosi le dijo a Fox News que Pelosi “siempre usa una máscara y cumple con los requisitos locales de COVID. Esta empresa le ofreció venir el lunes y le dijo que la ciudad les permitía tener un cliente a la vez en el negocio”

Pero Kious negó que eso fuera así, diciendo que "se supone que no debes secarte el cabello" según las precauciones de seguridad del coronavirus para los salones de belleza. Ella agregó: "El hecho de que hicieron esto, y ella entró, es como una bofetada en la cara (…) He estado luchando durante seis meses por un negocio que me tomó 12 años construir para reabrir”, explicó. "Soy madre soltera, tengo dos hijos pequeños y no tengo ingresos".

La situación de Kious es la de miles de dueños de negocios a lo largo y ancho del país, que han visto irse por la borda sus esfuerzos y sus inversiones de años, con medidas de restricciones extremas que han hundido a la economía del país.

Tal y como hoy reflejan las estadísticas de los CDC, solo un 6% de las víctimas han muerto como consecuencia del COVID-19, el otro 94% ha sido como consecuencia de otras enfermedades. Lo que demuestra que la mortalidad del virus no es tan letal, como nos han vendido, para la mayoría de la población, y que se hubiera podido lidiar con él sin el cierre de la economía.

Los demócratas han presionado para mantener este prolongado cierre, intencionalmente, con propósitos políticos, porque lo único que buscan es golpear al presidente Trump de cara a las elecciones presidenciales de noviembre. Es la mezquindad del que prefiere quedarse tuerto con tal de ver al otro ciego.