Reportes del viaje a Cuba de Paul Manafort son una noticia muy vieja
El viaje de Manafort a Cuba era una auténtica noticia muy vieja, que se había publicado en varios medios de comunicación desde hace varios años atrás.
Manafort arrestado
 

El periódico The Miami Herald y su hermano el Nuevo Herald publicaron ,como una gran novedad, que Paul Manaford, exjefe de campaña de Trump, había viajado a Cuba a entrevistarse con “un hijo de Castro”. Pero esto era una falsa novedad. El viaje de Manafort a Cuba era una auténtica noticia muy vieja, que se había publicado en varios medios de comunicación años atrás.

Quien reveló la noticia, el primero de noviembre de 2017, fue la página de contenido de investigación Cubatrade.org , que publicó el informe que el Departamento de Justicia dio a conocer sobre la investigación que se le hacía a Manafort el 31 de octubre de 2017.

Un día después, el 2 de noviembre, lo publicó, en un excelente artículo, la página web de Radio y Televisión Martí .

Casi dos años después, sin que viniera al caso, pues ya era noticia conocida, lo publicó Político, el 18 de abril de 2019, diciendo, prácticamente, las misma cosas que ya todos sabíamos.

La publicación de esta noticia vieja no es otra cosa que una pequeña mención en un informe de decenas de páginas del Comité de Inteligencia del Senado, diciendo que “No está claro lo que Manafort esperaba hablar con McFarland, pero afirmó a la OCS que involucraba asuntos relacionados con Cuba, no Rusia o Ucrania”.

Luego, en un pie de página, los redactores aclaran: “Manafort se comprometió con Brad Zackson, quien había concertado un encuentro entre Manafort y "el hijo de Castro" en La Habana, Cuba. FBI, FD-302, Manafort 11 de septiembre de 2018; ver también que (AQUÍ IBA EL NOMBRE DE UNA FUENTE QUE FUE CENSURADA) muestra a Manafort y Zackson en la misma reserva de vuelo a La Habana”.

¿Cuál es la intención de The Miami Herald y el Nuevo Herald al publicar esta noticia casi tres años después de que se dio a conocer? La respuesta quizás esté en la divulgación de prensa de la campaña de Joe Biden, que intenta vincular el viaje de Manaford con Donald Trump, diciendo:

"Esta noticia es inquietante, pero no sorprendente. A Donald Trump y sus compinches les encanta hablar duro cuando se trata de Cuba y otras dictaduras, mientras continúan involucrados en la corrupción, la hipocresía y, sobre todo, la voluntad de anteponer el beneficio personal a los intereses nacionales Estados Unidos. El hecho de que Paul Manafort, su presidente de campaña visitara Cuba en 2017, subraya que cuando se trata de Cuba, Trump y su círculo íntimo tienen que ver con ponerse ellos mismos primero. No se deje engañar, la Administración Trump no se preocupan por responsabilizar a los regímenes cubano o venezolano, y no están tratando de mejorar las cosas para los cubanos o venezolanos, solo quieren aprovechar la situación para beneficio personal y político ".

La declaración del Partido Demócrata no se apega a la verdad de los hechos:

  1. Manafort, nunca viajó a La Habana por encomienda de Trump, ni de su campaña. Manafort trabajó 3 meses en la campaña y fue despedido en agosto de 2016.
  2. El contacto que hizo Manafort por correo electrónico con a Kathleen T. McFarland, quien luego se desempeñaría como asesora adjunta de seguridad nacional para la administración Trump, nunca le fue respondido.
  3. El que Manafort hablaría con McFarland sobre su viaje a Cuba, es una suposición, porque nunca se aclara en la breve mención del informa. Manafort, además de Cuba, había visitado, en una gira en diciembre, a China, Japón, Surcorea, España, Islas Caimán, Dubai, México y Panamá.
  4. La fuente, censurada, según el informe, habla de que Manafort y Brad Zackson, un excorredor del padre del presidente Trump, estaban en el mismo vuelo, pero eso no significa que realmente hayan volado a La Habana. No hay ningún otro registro de las agencias de inteligencia que hablen o ubiquen a Manafort en La Habana.
  5. El informe no dice que la reunión entre Malafort y “un hijo de de los Castro”, que tampoco se sabe de quién se trataba, hubiera tenido lugar, sólo que fue organizada.
  6. Tampoco dice cuáles fueron las intenciones de Manafort al viajar a Cuba, un país con el que en ese momento se habían restablecido relaciones diplomáticas, y con el que se estaban estableciendo lazos comerciales. De hecho, muchos empresarios, algunos de ellos cubanoamericanos, viajaron a la isla.

El Partido Demócrata, en su declaración, obvia que quien estableció relaciones diplomáticas y económicas con La Habana, y se reunió con toda la cúpula castrense de la dictadura cubana, fue Barack Obama. También obvia que quien se reunió con un “hijo de Castro”, fue uno de los hombres más cercanos de Obama, el director de la Agencia Central de Inteligencia, John O. Brennan, quien en 2015 cenó con el hijo de Raúl Castro, Alejandro Castro Espín, el hombre que tiene el control del ejército, los servicios de inteligencia y las principales empresas militares de Cuba, cuando negociaban, sin conocimiento del Congreso, el establecimiento de relaciones diplomáticas con la dictadura cubana. También obvia que quien se reunió con Raúl Castro en Nueva York, en septiembre de 2015, fue Bill Clinton, quien en aquel entonces esperaba regresar a la Casa Blanca de la mano de Hillary Clinton. Castro saludó a Clinton diciéndole en español "¿Cómo está?". Y Clinton le respondió en inglés "Bien, mejor ahora que lo conozco". Aquella reunión no fue un simple encuentro, sino más bien una negociación. Tal y como revelaron varias fuentes entonces, se habló del embargo y del respaldo que Hillary le daba a terminar esa política. 

Finalmente, vale decir que en marzo de 2019, Manafort fue sentenciado a siete años y medio de prisión en total por dos jueces diferentes, antes de ser acusado con cargos estatales en Nueva York, por supuestamente mentir en solicitudes de hipotecas.