Goya dona 220 mil libras de alimentos al pueblo venezolano

La compañía reafirma su vocación social y el sinsentido del reciente llamado a boicot del que fue objeto al donar 220 mil libras de alimentos a los venezolanos afectados por la pandemia
Goya Foods. Foto tomada de la web de la compañía
 

Reproduce este artículo

Goya Foods, la compañía de alimentos propiedad de hispanos más grande de Estados Unidos, donó 220 000 libras de alimentos a los venezolanos afectados por la pandemia de COVID-19, lo cual reafirma su compromiso social y desacredita a quienes intentaron boicotearla el pasado viernes.

La donación forma parte de la campaña de la compañía #GoyaGivesGlobal, que “extiende la mano a países vecinos que necesitan desesperadamente alimentos”, detalló la empresa en una nota de prensa replicada este jueves en varios medios.

Asimismo, “demuestra la historia de Goya de brindar asistencia crítica a las personas que más lo necesitan, no solo aquí en los Estados Unidos, sino en el mundo entero”.

Robert Unanue, presidente de Goya Foods, afirmó que Venezuela ha sufrido una gran escasez de alimentos durante mucho tiempo, por lo que su empresa hará “todo lo posible para ayudar”, como ya lo hizo en septiembre de 2019, cuando en respuesta a las protestas de niños y familias que estaban pasando hambre en Venezuela se comprometió a donar 400 000 libras, de las cuales “sólo 180 000 llegaron a manos del pueblo de manera segura, con la ayuda de organizaciones sin fines de lucro, iglesias y organizaciones benéficas ubicadas en Venezuela”.

Así lo remarca la referida nota de la compañía, que además destaca que “Goya siempre ha estado a la vanguardia de los esfuerzos de ayuda humanitaria en momentos de necesidad desesperada y de desastres”.

El embajador en Estados Unidos del gobierno de Venezuela encabezado por Juan Guaidó, Carlos Vecchio, agradeció a la empresa alimentaria y a su presidente por “esta importante donación humanitaria de alimentos al pueblo venezolano”.

“Les agradecemos su donación del año pasado, les agradecemos su donación de este año y esperamos su donación el próximo año”. Es una demostración, profundamente humana y social, de cómo el sector privado internacional puede ayudar activamente a aliviar el dolor y el sufrimiento del pueblo de Venezuela. Este apoyo humanitario se canalizará de manera transparente a través de los protocolos que el gobierno interino del presidente Juan Guaidó ha coordinado, con agencias nacionales e internacionales, para enfrentar la emergencia que afecta a millones de familias venezolanas, comentó Vecchio.

Según datos de la empresa compartidos en la nota de prensa, a través de su programa global “Goya Gives”, “comprometido con la promoción del bienestar general de las comunidades a través de la responsabilidad social, las iniciativas ambientales y los valores de la compañía”, Goya apoya anualmente a unas 300 iniciativas de caridad, becas y eventos.

“Desde el comienzo de la pandemia, la compañía ha donado un total de 2,5 millones de libras de alimentos y 20 000 máscaras protectoras. Durante el huracán María, Goya donó más de un millón de libras de alimentos al pueblo de Puerto Rico, así como a las personas que padecían hambre en Venezuela durante los disturbios gubernamentales, al pueblo de Haití durante el terremoto, y en casa (Estados Unidos) durante la súper tormenta Sandy y los huracanes Isaac, Harvey e Irene”, precisa la nota.

“Desde 1936, retribuir es el corazón de Goya y siempre ha sido parte del ADN de la compañía”, concluye.

El pasado viernes, figuras políticas como Alexandria Ocasio-Cortez o culturales como Lin-Manuel Miranda llamaron a realizar un boicot contra Goya Foods por parte de la comunidad latina, en represalia a declaraciones de Unanue en las que éste alabó y definió como un "líder" al presidente Donald Trump.

El llamado al boicot provocó rechazo y desaprobación en figuras prominentes de origen latino como el senador republicano por Texas Ted Cruz y la candidata a congresista por Florida María Elvira Salazar, quienes apoyaron a la empresa alimentaria y destacaron su compromiso social y significancia cultural para la comunidad latina estadounidense.