EEUU sobre marcha del 15N: los cubanos deben tener la “libertad de reunirse pacíficamente”

El Departamento de Estado condenó al régimen cubano por prohibir a su pueblo la oportunidad de expresarse y reunirse pacíficamente
Departamento de Estado de EEUU apoya marcha del 15N en Cuba
 

Reproduce este artículo

Estados Unidos ha criticado al régimen castrista por negar al pueblo cubano la “libertad de reunirse pacíficamente” y pidió que se respeten las libertades fundamentales en la Isla.

El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, condenó al régimen por declarar ilícitas las marchas convocadas en Cuba para el 15 de noviembre y recordó lo sucedido en las protestas del 11 de julio.

“Se trataba de la conducta del régimen cubano y de las aspiraciones insatisfechas del pueblo que pide libertad, dignidad, prosperidad, y cualquier elemento que este régimen les ha negado durante demasiado tiempo”, puntualizó Price este martes durante una rueda de prensa.

Price aseguró que “el mundo observó” como las autoridades cubanas “detenían y golpeaban a manifestantes pacíficos, a periodistas y a voces independientes a partir del 11 de julio”.

El portavoz indicó que, Estados Unidos sabe que el Gobierno cubano ha llevado a cabo juicios secretos de lo detenidos, por lo que ha pedido la liberación de los presos que simplemente fueron capturados “por ejercer sus Derechos Humanos fundamentales”.

De este modo, Price lamentó que el régimen cubano niegue a su pueblo la oportunidad de expresarse y prefieran responder con detenciones y represión.

“Todo esto nos recuerda que es el pueblo cubano quien está pagando caro su lucha por la libertad y por la dignidad. Pedimos su liberación. Pedimos que el Gobierno de La Habana respete las libertades fundamentales y los derechos fundamentales del pueblo cubano”, continuó.

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) condenó este martes la prohibición de la manifestación prevista para el 15 de noviembre y ha recalcado que “las autorizaciones se habían solicitado a los diferentes gobiernos locales, amparados en la nueva Constitución”.

El OCDH calificó la prohibición como “una flagrante vulneración de los Derechos Humanos” y advirtió sobre las “amenazas, detenciones arbitrarias y retenciones en casas de los organizadores de la iniciativa”.