Cubanoamericano en la Convención Republicana, dice que "ya no tenemos adonde huir"
Álvarez recordó que su padre, que sólo se educó hasta el sexto grado, le dijo que “no podía perder este país”, y con una frase lapidaria, que sonará por mucho tiempo en los oídos de todos los que han llegado a Estados Unidos huyendo de regímenes totalitarios, aseguró que ya “No tenemos adonde huir”.
Máximo Álvarez
 

Ha sido un primer día de la Convención Republicana con grandes y emocionantes discursos e intervenciones, que defendieron el trabajo del presidente Donald Trump al frente de la nación.

Pero uno de los que impresionó con su discurso fue el empresario cubanoamericano Máximo Álvarez, quien llegó a Estados Unidos solo, de niño, como parte de la operación Pedro Pan. Álvarez dijo que la violencia que ve en la izquierda americana le recuerda la nación que tuvo que dejar. “Y no podemos dejarles tomar el control de nuestro país”.

Álvarez recordó que su padre, que sólo se educó hasta el sexto grado, le dijo que “no podía perder este país”, y con una frase lapidaria, que sonará por mucho tiempo en los oídos de todos los que han llegado a Estados Unidos huyendo de regímenes totalitarios, aseguró que ya “No tenemos adonde huir”.

 El fundador de la exitosa compañía Sunshine Gasoline Distributor en Florida dijo  que, “cuando escucho las falsas promesas de salud, de cortar los fondos a la policía, de confiar más en un estado socialista que en la familia y la comunidad, no me suena radical a mis oídos, me suena familiar (…) El país donde yo nací desapareció, totalmente destruido”.

Hablando de la situación reciente que ha vivido Estados Unidos reveló que “cuando veo las noticias en Seatle, Chicago y Portland, cuando veo cómo están reescribiendo la historia, cuando escucho las promesas, escucho ecos de una vida antigua que nunca quise escuchar de nuevo. Escuché las promesas de Fidel Castro, y nunca podré olvidar a aquellos que crecieron a mi alrededor, que se parecían a mí, que sufrieron y murieron de hambre porque creyeron en esas promesas vacías. Se tragaron la pastilla del veneno comunista”.

En una declaración de principios y de pleno agradecimiento al país que lo cobijó, dijo: “Yo nací en Cuba, pero soy 100% estadounidense. Este es el país más grande del mundo. Si yo renunció al 100% de lo que tengo hoy, no se compara con el 1% de lo que recibí”.

Álvarez concluyó diciendo que “Elijo al presidente Trump, porque elijo a América, elijo la libertad. Esta elección es la lucha de las fuerzas de la libertad contra las fuerzas de la opresión”.

El cubanoamericano fue invitado a la Convención Republicana, luego de impresionar al presidente en un discurso sobre el sueño americano en un encuentro en la ciudad de Doral en Florida, cuando dijo que  Estados Unidos es “el único país en el mundo (…) en el que puedes comenzar un negocio en el maletero de tu carro, y con muchos años de esfuerzo, compromiso y los valores que aprendimos de esta cultura, podemos transformarnos en personas importantes para el futuro de la nación (…) en personas que hacen la próxima generación mejor que la de sus ancestros”.

Entre las intervenciones más importantes estuvo la de la candidata al Congreso de Maryland, Kim Klacik, quien dijo que "Joe Biden cree que no podemos pensar por nosotros mismos, que el color de la piel de alguien dicta sus opiniones políticas. Ya no compramos las mentiras, usted y su partido nos han ignorado durante demasiado tiempo".

El demócrata Vernos Jones, Representante Estatal de Georgia,  dijo que “El Partido Demócrata no quiere que los negros abandonen la plantación mental. Nos hemos visto estando allí durante décadas y generaciones. Pero tengo noticias para Joe Biden: Somos libres, somos personas libres, con mentes libres”.

Emotivo fue el exjugador de la NFL Herschel Walker, quien dijo ““Al crecer en el sur profundo, he visto el racismo de cerca. Sé lo que es, y no es Donald Trump (…) Él muestra lo mucho que le importa la justicia social y la comunidad negra a través de sus acciones. Y sus acciones hablan más que cualquier calcomanía o lema en una camiseta (…) A algunas personas no les gusta su estilo, la forma en que derriba los obstáculos que se interponen en el camino de sus objetivos. A la gente de los equipos rivales tampoco les gustó que yo los atropellara. Pero así es como se hace el trabajo".

Luego remató: “Si amas a américa y quieres hacerlo mejor, Donald Trump es tu presidente".

Los comentarios de Walker fueron rotundos e inmediatamente provocaron la reacción de la activista de izquierda radical, la actriz Alyssa Milano, quien dijo en Twitter que “Como fanática de los deportes, estoy muy triste de ver a @HerschelWalker decir que Trump es un campeón de la justicia social”.

Donald Trump Jr., por su parte, envió un mensaje directo a la clase trabajadora americana: “Los demócratas afirman estar a favor de los trabajadores, pero han pasado toda la pandemia tratando de introducir una exención fiscal para los millonarios en los estados demócratas en el proyecto de ley de alivio de COVID. Luego atacaron a mi padre por suspender el impuesto sobre la nómina de los trabajadores de clase media. De hecho, si lo piensas bien, toda la plataforma económica de Joe Biden parece diseñada para aplastar al hombre y la mujer trabajador".

Y en un discurso, que será uno de los más recordados de esta Convención, la exembajadora en la ONU Nikki Haley dijo: “Soy la orgullosa hija de inmigrantes indios”, dijo Haley, quien fue el primer indio americano del país elegido para gobernador estatal. “Vinieron a América y se establecieron en una pequeña ciudad del sur. Mi padre usaba turbante. Mi madre vestía sari. Yo era una chica morena en un mundo en blanco y negro ". Haley admitió que, si bien su familia había enfrentado "discriminación y dificultades" al crecer en Carolina del Sur, nunca "cedieron al agravio y al odio". “Mi mamá construyó un negocio exitoso. Mi papá enseñó durante 30 años en una universidad históricamente negra. Y la gente de Carolina del Sur me eligió como su primera gobernadora".

El primer día de la Convención Republicana, se alejó por completo de la frialdad propia  de los discursos virtuales y grabados de la Convención Demócrata. Y otra diferencia importante, fue que en los discursos los ataques enfilados contra la agenda de Joe Biden, buscaban al mismo tiempo exponer lo que ha sido la administración de Trump durante  4 años, y empezar a delinear el proyecto de nación que el presidente propone para los próximos 4 años.