Alcalde: “Ser negro en EE.UU. no debería ser una sentencia de muerte”
Cuatro oficiales de policía de la ciudad de Minneapolis fueron expulsados del cuerpo este martes, luego de que se viralizara un video en el que uno de ellos se arrodilló sobre el cuello del afroamericano George Floyd hasta provocar su muerte. “Lo que ocurrió fue simplemente horrible”, dijo el alcalde, Jacob Frey
Captura de pantalla del video donde muere George Floyd
 

Cuatro oficiales de policía de la ciudad de Minneapolis fueron expulsados del cuerpo este martes, luego de que se viralizara un video en el que uno de ellos se arrodilló sobre el cuello de un afroamericano quien luego de varios minutos en los que luchó para respirar y advirtió que no podía hacerlo, perdió el conocimiento y murió minutos después.

El abuso policial contra George Floyd ocurrió en la noche del lunes, y ha provocado la indignación en un país donde el conflicto racial está latente y que ha registrado otros hechos recientes de homicidio y violencia contra personas negras.

La Oficina Federal de Investigaciones y las autoridades de Minnesota iniciaron este martes la investigación del policía blanco que sometió a Floyd, y otros agentes, ante la evidencia de las imágenes que cuestionan las acciones de la autoridad.

El lunes, una patrulla policial acudió a un lugar de la importante ciudad del estado de Minnesota, donde se había denunciado un fraude. Según el Departamento de Policía local, los agentes fueron informados de que el individuo, un hombre negro de unos 40 años identificado posteriormente como George Floyd, estaba en el interior de un vehículo y parecía drogado.

La cinta de video del incidente muestra a un oficial arrodillado sobre el cuello del hombre mientras éste último pedía ayuda, diciendo varias veces: “No puedo respirar”.

Ser negro en Estados Unidos no debería ser una sentencia de muerte. Durante cinco minutos vimos como un oficial blanco presionó su rodilla en el cuello de un hombre negro. Durante cinco minutos… Cuando escuchas a alguien pedir ayuda… se supone que debes ayudar. Este oficial falló en el sentido humano más básico”, dijo conmovido el alcalde de Minneapolis, Jacob Frey.

Frey describió el incidente en una conferencia de prensa este martes, junto al jefe de Policía, Medaria Arradondo, y se disculpó con la familia del hombre y con la comunidad afroamericana.

“Lo que ocurrió anoche fue, simplemente, horrible”, añadió el alcalde.

Según Telemundo 51, los policías encontraron al sujeto sentado dentro en su vehículo, y cuando se le ordenó que saliera se resistió el arresto, cuenta la versión oficial, que añade que durante la detención cuando los agentes ya tenían al hombre esposado y tendido boca abajo notaron que presentaba “dificultades médicas”, por lo que llamaron una ambulancia que lo trasladó a un centro de salud donde murió poco después.

Sin embargo, el video tomado por peatones que fueron testigos de la escena es brutal y muestra el abuso policial. El agente que sometió a Floyd no modificó su postura de presión sobre el cuello del hombre, pese a que el afroamericano claramente pedía ayuda, hasta que parece perder el sentido.

En el video se oye que el hombre se queja: “Me duele el cuello. Todo me duele... agua o algo, por favor. Por favor, por favor. No puedo respirar, agente, no puedo respirar”.

Además, se oye la voz de una mujer fuera del campo visual que señala que el hombre está sangrando por la nariz. Otro transeúnte, en medio de insultos, grita al agente: “Eso es una mierda, hermano. Le impides respirar, hermano. Levántalo del suelo. Estás portándote como un carajo”.

Se oye decir a otro de los testigos: “A esta altura ya podrías haberlo metido en el auto. No está resistiéndose, nada. Estás disfrutándolo. Tu lenguaje corporal lo dice... Sabes bien que es toda una farsa ahora”.

En la grabación también se ve a otro policía, de rasgos asiáticos, que contempla la escena interponiéndose entre su compañero y los curiosos, a los que impide que se acerquen.

El policía blanco de Minneapolis no retira su rodilla del cuello de George Floyd hasta que, tras la llegada de una ambulancia, dos paramédicos se aproximan al lugar para subir a una camilla al afroamericano, que ya no responde.


En la noche del martes, miles de personas comenzaron protestas en Minneapolis contra la discriminación institucional, específicamente contra los negros, que se extienden hasta este miércoles. Los manifestantes marcharon al grito de “¡no puedo respirar!”, la misma frase que pronunció Floyd mientras el agente lo tenía inmovilizado con la rodilla sobre su cuello.

A ese grito se sumó LeBron James, el baloncestista astro de la NBA, quien quiso dejar un explícito mensaje en sus redes sociales, en las que reúne a más de 70 millones de seguidores.

“¿Entiendes ahora? ¿O todavía no te queda claro?”, escribió el jugador de los Lakers junto a un collage que combinó la imagen del abuso policial (a la izquierda) con una foto de Colin Kaepernick, el jugador de la NFL (fútbol americano) que quedó como agente libre por manifestarse en contra de la discriminación que sufren los afroestadounidenses en su país, negándose a cantar el himno nacional de pie.

“Esta es la razón”, se pudo leer encima de la imagen que publicó LeBron James, al unísono condenando la muerte de Floyd y apoyando la protesta pacífica de su compatriota ex de la NFL.

La marcha, a la que se sumaron cientos de personas, empezó en el lugar de la muerte de Floyd y terminó frente a una comisaría cercana, donde la Policía antidisturbios lanzó gases y balas de goma a los manifestantes tras algunos enfrentamientos, según informó el periódico local The Star Tribune.